El portazo de Soraya Rodríguez al PSOE agita la política

M.Rodríguez
-
El portazo de Soraya Rodríguez al PSOE agita la política - Foto: Europa Press - Europa Press

Soraya Rodríguez abandona la disciplina del PSOE a dos meses de las generales por «discrepancias», que vienen de lejos, con la política de Pedro Sánchez. El partido cierra filas y critica su salida. Los rumores apuntan a su fichaje por Ciudadanos

El portazo que ha dado esta semana Soraya Rodríguez al PSOE y especialmente a su secretario general, Pedro Sánchez, resonó muy fuerte en Ferraz, pero el eco ha generado una reacción en cadena de compañeros y líderes de la oposición.
Su renuncia al carné ha generado un ruido mediático que ni  ella misma había imaginado.  Asegura que su decisión de abandonar el PSOE ha sido «meditada y fruto de un proceso de dos largos años en los que ha habido profundos cambios en el partido, con procesos internos importantes, y con decisiones trascendentales», que resume en la «discrepancia profunda» que mantiene con la dirección del partido en relación a su política con el independentismo catalán. Esto ha provocando que durante este tiempo el «ambiente hostil» hacia ella se generalizara en el grupo parlamentario, pero también en Valladolid. En este sentido, reconoce que se ha pasado «ataques personales», que justifican una decisión que la hace sentirse «liberada y libre para tomar cualquier decisión».
Su carta a la secretaria provincial y alcaldesa de Medina, Teresa López, en cuyo ayuntamiento tiene la exdiputada su plaza de funcionaria, ha corrido como la pólvora de mano en mano de periodistas y políticos. Por un lado, ha conseguido que todos los sectores de su ya expartido coincidan en criticar su decisión de abandonar las filas socialista, en un momento clave, a dos meses de las elecciones generales. En este sentido, el más crítico ha sido el portavoz federal del PSOE y alcalde de Valladolid, Óscar Puente, que considera «inaceptables» las explicaciones que ofrece y asegura que se va porque «ya no puede vivir más del PSOE como ha hecho en los últimos 25 años». En esa línea se mostró el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, que asegura que le «duele» su marcha , pero añade que «en la vida hay que saber ganar y hay que saber perder». E incluso Susana Díaz, la presidenta de los socialistas andaluces a la que Rodríguez apoyó en las primarias frente a Sánchez, reconoce  le «duele» y le da tristeza en la parte personal, per añade que si se va a otra fuerza política no sólo «no lo entendería, sino que lo rechazaría». 
oferta de ciudadanos. La otra fuerza política es Ciudadanos, que   podría haberle hecho una oferta para ir en su lista a las elecciones europeas. Rodríguez reitera que no ha recibido «ninguna oferta», pero apunta que se siente «libre para tomar cualquier decisión». Por su parte, Albert Rivera se muestra ambiguo y asegura que no puede descartar nada porque están incorporando talento a este equipo y la describió como una política «capaz y moderada que inequívocamente ha defendido la Constitución». «Ha mantenido una actitud coherente, contraria al apaciguamiento de los separatistas, consistente con la posición del PSOE de 2015 que prohibía la alocada huida hacia adelante que ha emprendido Sánchez», escribía Luis Garicano, cabeza de lista de Cs a las europeas, lo que se interpreta como un visto bueno a una posible inclusión.