Piden al Ayuntamiento buscar eficacia en la gestión del agua

Ical
-

El informe de fiscalización del Consejo de Cuentas destaca que el Consistorio cumplió el objetivo de estabilidad presupuestaria al obtener un superávit de 27,7 millones

Sede de Aquavall. - Foto: D.V.

El Consejo de Cuentas recomienda al Ayuntamiento de Valladolid que la prestación de los servicios del ciclo del agua se oriente a alcanzar los adecuados niveles de "calidad, eficacia y eficiencia", en coherencia con los planteamientos que motivaron la creación de la entidad pública empresarial que los gestiona. 

Así lo recoge el informe de 'Fiscalización de determinadas áreas del Ayuntamiento de Valladolid, ejercicio 2016', aprobado en su última sesión plenaria del Consejo y entregado hoy en las Cortes de Castilla y León. El trabajo, correspondiente al Plan Anual de Fiscalizaciones de 2018, analiza diversas áreas de la actividad económico-financiera del Ayuntamiento y de sus entes dependientes mediante una auditoría de cumplimiento de legalidad. 

Como consecuencia de las 50 conclusiones y de la opinión resultante del informe, el Consejo de Cuentas emite 12 recomendaciones. Entre ellas, sostiene que los informes de estabilidad presupuestaria, regla de gasto y límite de deuda deben incluir todos los entes del sector de las administraciones públicas y también referirse a la situación de todas las entidades dependientes del sector de las sociedades de mercado.

Además, apunta que la implantación por parte del Ayuntamiento, a través del órgano de contabilidad, de un sistema de contabilidad analítica, dotaría de fiabilidad a la información sobre el coste de los servicios. 

Al respecto, recoge que la regulación municipal adolece en algún caso de falta de coherencia o de adecuación con lo establecido en la Ley General de Subvenciones, produciéndose incumplimientos de algunos requisitos en el procedimiento de concesión de las mismas.

 

Menos deuda

El presupuesto consolidado del Ayuntamiento ascendió en 2016 a 2 286 millones de euros. En relación a la liquidación, el Consejo señala que el Ayuntamiento cumplió el objetivo de estabilidad presupuestaria al obtener un superávit de 27,7 millones de euros; de igual forma se cumplió con la regla de gasto, al resultar inferior el gasto computable, cifrado en 217,2 millones de euros, al límite de dicha regla, situado en 217,5 millones.

Con carácter general, señala que los ajustes practicados para el cálculo de ambos objetivos son correctos. Según la información aportada, el superávit fue destinado a inversiones financieramente sostenibles en 2018 (11,1 millones) y 2017 (0,8 millones), amortizaciones anticipadas de deuda en 2018 (6,5 millones) y 2019 (5,7 millones) y operaciones pendientes de aplicación al presupuesto de 2016 (0,8 millones). 

En relación a las cuentas de pérdidas y ganancias de los entes sectorizados como sociedades productoras de mercado, (Consorcio Mercado del Val, Sociedad Municipal de Suelo y Vivienda, Unidad Alimentaria Valladolid, Necrópolis Valladolid y el Consorcio Institución Ferial de Castilla y León) únicamente la institución ferial presentó resultados negativos en 2016, situación que revirtió al siguiente ejercicio. 

El remanente de tesorería para gastos generales de 2016 fue positivo, alcanzando la cifra de 41,4 millones de euros. Respecto a los organismos autónomos, la Fundación Municipal de Cultura liquidó el presupuesto con un remanente de 3,1 millones, la Fundación Municipal de Deportes con 1,5 y la Semana Internacional de Cine de Valladolid con 0,4 millones. 

A lo largo de 2017 indica se destinó una parte considerable del remanente de tesorería a modificaciones de créditos, entre las que destacan las destinadas a inversiones financieramente sostenibles, quedando al cierre del ejercicio 8,6 millones. 

En cuanto a los indicadores presupuestarios, el informe señala que el grado de ejecución de ingresos está por debajo de la media de las capitales y el de gastos es muy similar. Los ingresos por habitante y gastos por habitante, son sensiblemente inferiores a la media, al igual que los ingresos tributarios por habitante. El esfuerzo inversor se sitúa por encima de la media. El indicador del resultado presupuestario ajustado, es inferior a la media; no así el de ahorro neto. Los indicadores del ejercicio 2017 muestran una tendencia similar a los de 2016, a excepción de los de ejecución presupuestaria que pasan a situarse por encima de la media, al igual que ocurre con el resultado presupuestario.

La deuda al cierre de 2016 (107 millones de euros) se situó muy por debajo del límite establecido legalmente, siguiendo una tendencia de paulatina reducción.