Blázquez apela a la "esperanza" en el tramo final de la vida

D. V.
-
Blázquez apela a la "esperanza" en el tramo final de la vida

El cardenal arzobispo de Valladolid y presidente de la Conferencia Episcopal Española, Ricardo Blázquez, ha pedido a la sociedad que tenga "esperanza" incluso en los "últimos tramos de vida", frente a la "enfermedad" y la "ancianidad"

Así lo ha destacado este Domingo de Resurrección durante el fervorín que ha pronunciado ante una abarrotada plaza Mayor presidida por los pasos de 'Nuestro Padre Resucitado', 'Virgen de la Alegría' y 'Santo Sepulcro Vacío', pasos principales de la Procesión del Encuentro.

A pesar de la constante amenaza de lluvia que ha marcado esta Semana Santa e incluso ha obligado a cancelar algunas de las procesiones, un cielo bastante despejado ha acompañado los encuentros de este Domingo Santo y ha permitido que el último acto litúrgico se desarrolle con normalidad.

Durante el fervorín, Blázquez ha asegurado, en declaraciones recogidas por Europa Press, que la resurrección es la "esperanza" contra la "desolación" y ha recordado que si Jesús pudo vencer a la muerte, "con él se pueden vencer en tantas situaciones".

"La esperanza siempre es posible, también en los últimos tramos de la vida, en la enfermedad, en la ancianidad, en situaciones apuradas, ante la incertidumbre y ante las encrucijadas de la vida", ha recalcado, para pedir a los fieles que se conviertan en "testigos" de la "vida de esperanza y gozo".

El cardenal arzobispo también ha mostrado su "deseo" de que este mensaje llegue al "interior" y al "entorno" de todos y cada uno de los feligreses, puesto que la sociedad lo está "esperando". "El mensaje de resurrección tiene que ser recibido por todos", ha agregado Blázquez, para reiterar su petición de que "el gozo, la esperanza y la paz" vengan a la ciudad.

Acto seguido, tras la bendición apostólica, se ha llevado a cabo la suelta de palomas, lo que ha puesto el broche final a los actos de Semana Santa de 2019, que durante nueve días se ha celebrado en la capital vallisoletana, donde los hermanos de 20 cofradías han "sacado a la calle" la pasión de Cristo.

Precisamente, la última de las procesiones ha sido la del Encuentro de Jesús Resucitado con la Virgen de la Alegría, que ha tenido lugar este domingo a las 10.30 horas, cuando la figura de 'Nuestro Padre Jesús Resucitado', de Ricardo Flecha (1994) desde la iglesia conventual de Nuestra Señora de Porta-Coeli, y los pasos de 'Virgen de la Alegría' y 'Santo Sepulcro Vacío', de José y Alonso de Rozas, desde la iglesia de San Benito, han partido hacia la Catedral.

Allí, en la seo vallisoletana, han sido testigos de la celebración de la Solemne Misa Pascual, que ha estado presidida también por Ricardo Blázquez, y ha contado con la participación de las cofradías de Nuestro Padre Jesús Resucitado, María Santísima de la Alegría y Las Lágrimas de San Pedro y la del Santo Sepulcro y Santísimo Cristo del Consuelo.

En la Eucaristía, Blázquez ha insistido en el mensaje de "esperanza" y ha animado a "contagiarse" del "gozo" del encuentro de Jesús Resucitado con la Virgen de la Alegría, que rememora la "fiesta de la alegría" de la resurrección, a la vida diaria de cada uno.

Igualmente, ha ensalzado el mensaje de la resurrección y de Cristo, cuya falta, como ha destacado, produciría un "apagón cósmico", y ha asegurado que éste es un "mensaje que no muere" porque se transmite a lo largo del tiempo puesto que supuso un "cambio en la historia de la humanidad" y su testimonio es en los que hoy se "cree".

Una vez finalizada la Misa Pascual, ambos pasos procesionales, escoltados por las cofradías, han continuado su camino por las calles del centro de Valladolid hasta desembocar en la Plaza Mayor, ante el Ayuntamiento, donde Blázquez ha pronunciado su fervorín y ha impartido la Bendición Apostólica, último acto religioso de la Semana de Pasión.

Al finalizar el acto, la cofradía del Santo Sepulcro y del Santísimo Cristo del Consuelo han regresado a su sede acompañadas por la representantes de otras cofradías por Ferrari, plaza de Fuente Dorada, Vicente Moliner, plaza del Ochavo, Especería, plaza del Corrillo, Cebadería, plaza de la Rinconada y San Benito hasta la iglesia conventual del mismo nombre, donde se ha entonado el canto a la Salve.

Del mismo modo, los hermanos de las cofradías de Nuestro Padre Jesús Resucitado, María Santísima de la Alegría y las Lágrimas de San Pedro, también acompañadas por representantes de otras cofradías, han regresado a su sede por las calles de Santiago, Constitución, Regalado y Teresa Gil hasta la iglesia Conventual de Nuestra Señora de Porta-Coeli.