Clamor político y social para impulsar el Corredor Atlántico

SPC
-
(I a d) El presidente del CES, Germán Barrios; el consejero delegado de Telefónica, Ángel Vilá; el presidente de la Cefat, Antonio Méndez Pozo, y el secretario de la Federación de Servicios de UGT, Miguel Ángel Cilleros. - Foto: Ricardo Muñoz (Ical)

Las Cámaras de Comercio y el CES reclaman que los empresarios, sindicatos, políticos y ciudadanos vayan de la «mano» y sigan el ejemplo del Mediterráneo

Una sola voz para avanzar en el impulso del Corredor Atlántico y lograr después de décadas la consecución de este eje para que atraiga infraestructuras, inversión pública y las ayudas de Europa. Esta fue la principal reclamación lanzada ayer durante la celebración de la jornada  ‘Impacto social y económico del Corredor Atlántico’, que celebraron en el Palacio de los Velada de Ávila el Consejo Económico y Social de Castilla y León y la Agencia Ical, donde se envió un mensaje a empresarios, sindicatos, políticos y ciudadanos para que vayan de la «mano» y llegue la «lluvia de miles de millones» de Europa. Durante el acto, tanto el presidente de la Conferencia Internacional de Cámaras de Comercio, Industria y Navegación del Eje Ferroviario Transeuropeo Atlántico (Cefat), Antonio Méndez Pozo, como el presidente del Consejo Económico y Social,GermánBarrios, reclamaron «unidad de todos» los territorios implicados en el impulso de este eje logístico para que décadas después de su planificación se convierta en una «realidad».
Méndez Pozo, que recordó la celebración en unos días del 20 aniversario de la constitución de la Conferencia del Corredor Atlántico, que engloba 52 entidades, pidió aunar esfuerzos en torno a este itinerario. En ese sentido, puso de «ejemplo» la acción conjunta de las comunidades y territorios bañados por el Mediterráneo, lo que ha llevado en su opinión a que bascule hacia esa parte del país el desarrollo de infraestructuras, la inversión pública y las ayudas de Europa.
Al respecto, el empresario aseguró que «se ha perdido y se sigue perdiendo» la «gran baza» que representa el Corredor Atlántico en la Península Ibérica, por su importancia para dos estados periféricos como España y Portugal. Por ello, lamentó que se desaprovechen las oportunidades que genera este eje que desde hace años organizaciones como la Cefat ha defendido en diferentes encuentros y reuniones en Burdeos (Francia), ante el intento del país galo de que se dirigiera al sur por el paso de La Junquera.
Esta posición, destacó Méndez Pozo, ha cambiado fruto del trabajo, e insistió en que en la actualidad el Corredor Atlántico, antes denominado Corredor Central -Algeciras, Madrid, Bilbao- sigue diseñado en los mapas y planes europeos, pero todavía no es una realidad. Así, reclamó unidad a todas las administraciones públicas, entidades económicas y sociales para que un eje que Europa consideró «prioritario» hace 25 años empiece «a ser una realidad», puesto que a su juicio en todos estos años no se ha invertido «prácticamente nada».
Por su parte, el presidente del CES, Germán Barrios, se sumó al llamamiento de unidad de Méndez Pozo y reclamó a los responsables políticos locales, regionales y nacionales que «aúnen esfuerzos» para impulsar el Corredor. «Es algo que la Unión Europea nos está diciendo que tenemos que avanzar». Durante su intervención, insistió en «que hay que apostar por esos corredores, y por eso tiene que ser un proyecto país-región, pero sobre todo porque hay fondos europeos para apostar por ello».
Esfuerzos conjuntos.

Tal y como reconocióMéndez Pozo, en el Mediterráneo los empresarios, administraciones y organizaciones de la sociedad civil se han unido para que se complete en el futuro. «Tiene que haber un movimiento importante», dijo, en las comunidades del Eje Atlántico. De esta forma, se dirigió a los asistentes, entre los que se encontraban políticos, empresarios y dirigentes sindicales, para sumar esfuerzos con otras comunidades, como Andalucía, Extremadura, Castilla-La Mancha, Galicia y el País Vasco, junto con Portugal, para poner encima de la mesa la necesidad de impulsar el Corredor Atlántico como vía para el tráfico de mercancías con Europa.
En ese escenario, el presidente de la Cefat consideró que Castilla y León constituye también «una baza importante para aunar esfuerzos» entre las comunidades autónomas en un momento en el que a su juicio la sociedad debe ir «de la mano» para lograr captar la «lluvia de miles de millones» de euros que reparte Europa para impulsar las infraestructuras.
Al respecto, GermánBarrios apuntó que la Unión Europea reitera que hay que ir hacia un modelo con «menos ladrillo y más infraestructuras».  «Queremos la conexión del corredor Atlántico, con el corredor del Mar del Norte y del Mar Báltico, y esto debe ser una estrategia país-región, que ya está apoyada por la UE, pero la tenemos que impulsar desde las instituciones públicas locales, municipales, por supuesto regionales, para que el Gobierno apueste por el Corredor».
En este sentido, reclamó que, «si para el Mediterráneo el ministro ya ha avalado 7.000 millones, queremos lo mismo para el Corredor Atlántico». «Hay que apostar por los dos corredores, porque los dos vertebran a España», añadió. Por último, recordó que la UE estima que el impacto en todas las regiones europeas por las que atraviesa el Corredor Atlántico sería de 419.000 millones y la creación de 1,1 millones de empleos.
Los presidentes de Cefat y el CES, junto al consejero delegado de Telefónica, Ángel Vilá, compartieron una mesa redonda que moderó el secretario general de la Federación de Servicios de UGT, Miguel Ángel Cilleros. El propio dirigente sindical destacó la apuesta ugetista por la intermodalidad y por promover el desarrollo económico y social de los territorios y su vertebración.