Valladolid destina a cooperación 2,76 euros por habitante

ICAL
-

La subvención media de las administraciones de Castilla y León a la cooperación al desarrollo es de 3,30 euros por habitante, por encima de la media de Valladolid

Valladolid destina a cooperación 2,76 euros por habitante

La subvención media de todas las administraciones públicas (Junta de Castilla y León, ayuntamientos y diputaciones) de la Comunidad a la cooperación a la cooperación al desarrollo en 2018 se situó en 3,30 euros por habitante. Los fondos destinados a subvenciones relacionadas con la ayuda a países en vías de desarrollo el año pasado alcanzaron los 8 millones de euros, lo que supuso un incremento del 10 por ciento con respecto a 2017, aunque se trata de un aumento relativo puesto que las convocatorias del Ayuntamiento y la Diputación de Valladolid fueron bienales lo que “hinchó” las partidas del año pasado y generará un previsible descenso en 2019. El 51 por ciento del presupuesto corrió a cargo de la Junta (4,04 millones de euros), seguido del 30 por ciento de los ayuntamientos (2,4 millones) y el 19 por ciento de las diputaciones (1,5 millones).

Un informe de la Coordinadora regional ONGD, al que ha tenido acceso la Agencia Ical, ha recopilado los datos correspondientes al 2018 de las convocatorias relacionadas con las cooperación al desarrollo, llevadas a cabo por las administraciones de la Comunidad. Se trata de las convocatorias públicas resueltas porque no todas se publican, lo que genera dificultad a la hora de realizar un seguimiento de los pagos efectuados.

De ese análisis, se desprende que Burgos, como es habitual en los últimos años, es la ciudad más solidaria de la Comunidad, ya que el dinero que destina el Ayuntamiento de la capital a cooperación al desarrollo (911.142 euros) permite alcanzar los 5,19 euros por habitante. Le siguen los consistorios de Soria (3,65 euros en relación a su población); el burgalés de Miranda de Ebro (3,34 euros) y Palencia (2,12 euros por habitante). En el caso de Valladolid, fue de 2,76 euros por habitante, aunque la convocatoria de subvenciones de 2018 fue bienal, por lo que es previsible que este año no haya y tendrá su incidencia al no existir continuidad en el proyecto financiado.

El Ayuntamiento de Ávila fue una de las administraciones que no sacó una convocatoria en 2018, en comparación con el ejercicio interior. De esta manera, se suma al Consistorio de 

En cuanto a las diputaciones, Valladolid encabeza el listado con 1,72 euros por habitante, pero ocurre lo mismo que con la capital, que fue una convocatoria de 895.000 euros para dos años. De este modo, la institución provincial de Palencia fue la más concienciada con la ayuda a terceros país, con una subvención de 1,32 euros por cada habitante; seguida de Soria (1,12 euros) y Burgos (0,91 euros por habitante). En este apartado, la Diputación de León dejó de tener una convocatoria en 2018, por lo que ya son cinco instituciones provinciales sin ayudas para la cooperación al desarrollo como Ávila, León, Salamanca, Segovia y Zamora.

El vocal de la Junta Directiva de la Coordinadora ONGD Castilla y León y autor del estudio, Ernesto Pascual, apuntó a la Agencia Ical que su organización busca “convencer” a las administraciones locales y provinciales para que marquen unas “pautas” en cuanto a las partidas que destinan a la cooperación al desarrollo. No en vano, hay instituciones gobernadas por el PP que en cada lugar tiene su política en esta materia. Además, citó el caso de Zamora, la única capital de provincia de la Comunidad con un alcalde de Izquierda Unida, que no realiza convocatorias de subvenciones para cooperación.

El conjunto de las administraciones de la Comunidad financiaron el año pasado con los ochos millones de euros un total de 292 proyectos, dos menos que el ejercicio anterior. Cerca de la mitad de los proyectos subvencionados corrieron a cargo de los ayuntamientos (140) mientras que las diputaciones y la Junta alcanzaron, en cada caso, el 26 por ciento (76). Pascual explicó que “poco a poco se va recuperando” el presupuesto público destinado a cooperación al desarrollo aunque sigue “muy lejos” de las cifras existentes antes de la crisis económica.

Hubo 28 convocatorias de 18 administraciones diferentes. En concreto, cinco correspondieron a la Junta, cuatro a las diputaciones provinciales (Burgos, Palencia, Soria y Valladolid) y 18 de ayuntamientos. La Coordinadora regional ONGD defiende que las administraciones financien más número de proyecto aunque sea menos dinero. De esta manera, explicaron, se produce un “efecto multiplicador”. En ese sentido, Pascual recordó que ningún proyecto de cooperación al desarrollo se puede financiar con la subvención de la administración, por lo que el resto del dinero lo aporta la ONG.

El vocal de la Junta Directiva de la Coordinadora consideró que las diferencias existentes entre administraciones pueden estar relacionadas con la influencia del tejido asociativo en cada provincia. “No sabemos si el interés de los ayuntamientos y diputaciones en cooperación se debe al peso del tejido asociativo o si las ONGs se crean al comprobar el compromiso de las instituciones públicas”, declaró.

De las 28 convocatorias en 2018, 14 fueron solo para proyectos, ocho para ayuda humanitaria y emergencia, cuatro para sensibilización, otras tantas para proyectos y ayuda humanitaria, dos de voluntariado y una para proyectos y sensibilización. “Las administraciones se han dado cuenta que, a medida que aumentan las partidas, hay que hacer hincapié en la educación”, reconoció.

El documento también recoge que el 72 por ciento del total de la ayuda concedida por las administraciones de la Comunidad fue a parar a entidades de la organización. “Demuestra que confían en las ONGs que integran la Coordinadora”, reconoció Ernesto Pascual. A 31 de diciembre de 2018, había 73 entidades de cooperación al desarrollo, a las que se han sumado tres en lo que va de 2019.

En cuanto al retrato robot de las organizaciones, el 75 por ciento se creó con fecha anterior al año 2000; el 39 por ciento solo tiene presencia en Castilla y León y cerca de la mitad manifiesta tener presencia solo en una de las provincias de la Comunidad, sobre todo Valladolid. América Central (Nicaragua) y del Sur (sobre todo, Bolivia y Perú), donde trabajan 40 de las entidades, son las zonas con mayor presencia, seguida de África Occidental (Burkina Faso y República Democrática del Congo), con 32. Educación (70 por ciento) y Salud (42 por ciento) son los ámbitos donde más se trabaja mientras que la labor con la infancia (67 por ciento) y la mujer (60 por ciento) centran la actuación de las ONGs de la región.