Sergio González: "Los puntos eran vitales"

D.V.
-
Sergio González: "Los puntos eran vitales"

El entrenador del Real Valladolid aseguró que "la primera media hora fue excelente, porque se generó peligro y se hizo el gol, aunque ellos lo equilibraron en la segunda mitad"

El entrenador del Real Valladolid, Sergio González, se mostró exultante tras la victoria de su equipo, que le permite salir de puestos de descenso, y señaló que "los puntos eran vitales" y se afrontó el partido "muy fuerte", al tiempo que valoró a la afición, por el gran apoyo mostrado.
Según indicó, y recoge Efe, "la primera media hora fue excelente, porque se generó peligro y se hizo el gol, aunque ellos lo equilibraron en la segunda mitad" y admitió que han tenido "la suerte" que les ha sido esquiva durante la temporada, para evitar el empate de un rival que apretó en los compases finales. "No deberíamos estar jugando estas finales por el rendimiento del equipo, pero tiene alma y entrega, y es una pena estar en el filo del abismo y será, precisamente, esa actitud, esa fe de los jugadores y de la ciudad, la que nos va a dar fuerza para asegurar la permanencia", matizó.
En su opinión, el triunfo supone dar un "paso de gigante", porque les hace volver a depender de ellos en la lucha por la salvación y ahora quiere que todo el equipo "haga un reseteo" y aparque la presión que ha sufrido esta semana, ya que sabían de lo determinante de este choque.
Además, valoró el hecho de haber dejado la portería a cero por segundo partido consecutivo en casa, ya que el bagaje ofensivo del equipo "es escaso" y, por tanto, cada gol "debe multiplicarse por más", aseguró González, quien explicó que Kiko Olivas sufre un esguince en el tobillo.
El técnico catalán destacó que "el bloque es el que ha mejorado, porque la defensa ha sido más compacta, dejando poca distancia entre líneas, pero el mérito es de todos, con un gran nivel de centrales y laterales y una mejora en todas las facetas, fruto de esa fe y entrega de todos los jugadores".
Aunque aclaró que "las cuentas ya no salen" y que el fútbol "no suele tener lógica", el objetivo ha de ser "sumar los máximos posibles", comenzando por el próximo partido ante el Rayo, ya que una nueva victoria podría suponer dejar amarrada la permanencia, para la que ya han dado "un golpe de efecto", con la victoria ante el Athletic.
Por último, indicó que Waldo metió "un golazo" y que ha sido "una bendición" para el equipo, por "su descaro, su capacidad para desequilibrar las defensas y su golpeo", que le está permitiendo "comerse el campo" y que, con ese tanto, "ha recibido el respaldo para sentirse todavía más jugador del primer equipo".

Garitano

Mientras, el entrenador del Athletic Club, Gaizka Garitano, reconoció que el equipo blanquivioleta "salió más enchufado e intenso" y les desbordó. Garitano destacó que el Athletic mejoró en la segunda mitad, pero "el balón no quiso entrar".
Según explicó en rueda de prensa, en los treinta minutos iniciales su equipo "no" estuvo bien y el Real Valladolid se mostró "más intenso en los duelos y las disputas", pero a partir del "gran gol" de Waldo su equipo "estuvo bien" e hizo "todo para empatar".
"El Valladolid tuvo la suerte que no ha tenido otros partidos", añadió Garitano, quien aseguró que, para conseguir la clasificación europea, deberán luchar hasta el final ya que "nadie dijo que fuera a ser fácil" y ahora lo importante es "pensar en ganar al Celta" en el próximo compromiso.
Sobre su decisión de no alinear a Raúl García de inicio, señaló que pretendía "enganchar más juego con Iker en la media punta, con gente más rápida arriba", e indicó que el problema fundamental fue que su equipo "debió salir más enchufado".
"Hemos sufrido con el balón, perdimos muchos balones, y eso te obliga a estar perfecto en defensa, pero se cometen errores y, aunque fuimos mejorando, terminando bien la primera mitad y controlando mucho más en la segunda, el gol no llegó", insistió.
Por último, comentó que quedan "dos partidos decisivos" a los que el Athletic "llega bien", porque sigue siendo "de los mejores en las últimas jornadas, con números de 'Champions'", lo que le hace ser "optimista".