La creación de empresas aumenta un 1,1% entre enero y marzo

Ical
-
La creación de empresas aumenta un 1,1% entre enero y marzo

En el primer trimestre se crearon 15.704 nuevas firmas en la provincia

El tejido empresarial de Castilla y León permanece en ‘stand by’ en un contexto en el que todos los institutos de predicción constatan una desaceleración de la economía para 2019 y frente a un momento político incierto que deberá empezar a aclararse el 26 de abril, con la celebración de las elecciones generales. El número de empresas cotizantes se situó al cierre del primer trimestre del año en 68.981 en la Comunidad, lo que supone solo 41 más que en la misma fecha del año pasado.

La radiografía empresarial de la Comunidad, no se ha movido prácticamente en el último año, aunque con matices si el observador se detiene en cada uno de los sectores. En este sentido y conforme a los datos que facilita el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, el número de empresas mermó en los servicios, permaneció inmóvil en la industria y creció en las actividades agrarias y de construcción.

En concreto, el sector terciario perdió 396 empresas, con una merma porcentual del 0,8 por ciento, hasta las 48.846 de finales de marzo. La industria, por su parte, contabilizó el mismo número de actividades cotizantes que hace un año, 6.817; mientras que la construcción sumó 226 y el sector primario, 211, hasta las 7.424 y 5.894, respectivamente, con alzas porcentuales del 3,1 y 3,7 por ciento, en cada caso.

Positivo mercado laboral

Este mediocre comportamiento en el impulso empresarial de la Comunidad, no impidió unos buenos datos en la creación de empleo asalariado, ya que en los doce meses de estudio las empresas generaron 17.604 nuevos puestos, hasta un total de 643.848.

Todos los sectores presentaron signos positivos en la creación de empleo, con especial incidencia en la construcción, donde aumentaron un 10,5 por ciento, con 3.736 nuevos trabajos, hasta un total de 39.337. Asimismo, los empleos en el sector agrario se elevaron un 7,7 por ciento (1.284 más), con 19.384. En cuanto a la industria, generó 2.991 puestos, con un avance del 2,4 por ciento, hasta 129.207; y los servicios impulsaron 9.493, con una subida del 2,1 por ciento, hasta los 455.920.

El informe ministerial revela también que de los 643.848 asalariados a los que daban empleo estas empresas, la mayor parte, 480.954, tenía un contrato a tiempo completo, frente a los 162.894 a jornada parcial. Asimismo, 449.367 tenía un contrato indefinido, el 69,8 por ciento; mientras que 194.481 era temporal, el 30,2 por ciento. Del total de trabajadores con contrato indefinido, el 20,8 por ciento tenía un contrato a tiempo parcial; un porcentaje que en el caso de los temporales se elevaba hasta el 35,6 por ciento.

Del total de estos asalariados (643.848), 335.265 eran hombres, frente a las 308.583 mujeres. La tasa de temporalidad masculina era a finales del primer trimestre del año inferior a la de las mujeres, un 28,8 por ciento, frente a un 31,7 por ciento.

Limitada cultura del emprendimiento

Responsables de la Confederación de Organizaciones Empresariales de Castilla y León (Cecale) comentaron a Ical, que los datos reflejan que “no hay un ritmo de intensidad importante en creación de empresas” lo que “denota aún una limitada cultura de emprendimiento capaz de acelerar la actividad empresarial”.

No obstante, dentro de este estudio, la patronal autonómica entiende que es “positivo” que las empresas estén creciendo, como evidencia el dato de que generaron 17.604 puestos de trabajo asalariados en los últimos meses. “Este redimensionamiento de las compañías es el que está permitiendo acometer no solo inversiones en nuevos proyectos, sino también abordar la diversificación de mercados, la innovación o la internacionalización de negocios”, incidieron.

Desaceleración económica e incertidumbre política

Los dirigentes empresariales advirtieron de que las cifras de creación de empresas “podrían estar revelando cierta desaceleración de la economía y, por ello, es importante detectar y analizar las causas de este menor dinamismo en la tasa de natalidad empresarial”. Al respecto, recalcaron que el actual escenario de “intensa incertidumbre política”, que además “arrastra ya un período de tiempo demasiado largo, no es favorable a la inversión productiva empresarial.

“Las decisiones empresariales de emprender nuevos proyectos -dada ya la elevada dosis de riesgo intrínseco que conlleva el emprender- requiere al menos de un clima de estabilidad político y, por tanto, también regulatorio; además de medidas más favorables a la inversión, encaminadas a atraer y facilitar la implantación de proyectos sostenibles e innovadores” destacaron. Además, aseveraron que esta incertidumbre “está ralentizando el ritmo inversor en nuestra Comunidad autónoma y, por ello, también el ritmo de intensidad en la creación de empresas”.

La organización empresarial apeló, en esta situación, a “acabar cuanto antes con la incertidumbre política” y, seguidamente, a “generar un marco donde prevalezca la estabilidad jurídica, con el fin de no generar mayor incertidumbre que la que depara la propia celeridad económica”. “Es importante y, desde la Confederación insistimos de forma reiterada, que se avance de forma más decisiva en el ámbito de la unidad de mercado, se reduzca la presión fiscal y la carga normativa y administrativa que restan de forma notable competitividad a las empresas castellanas y leonesas, y por tanto, su capacidad de acometer nuevos proyectos”.

Del mismo modo, los empresarios consideraron “importante” que se alcance un pacto de estado al menos en los ámbitos de la educación y la innovación. Asimismo, reclamaron que se modifique la normativa afecta a materias tributarias, sociales y laborales para “reorientarla hacia medidas más innovadoras y flexibles que faciliten e impulsen el crecimiento empresarial y el emprendimiento”.

Al mismo tiempo, la patronal autonómica consideró “imprescindible” reforzar el trabajo y coordinación en el ámbito de la atracción y fidelización del talento, con el fin de que las compañías “puedan dotarse de los mejores profesionales que hagan de sus productos y servicios, elementos competitivamente sostenibles a nivel nacional e internacional, en cuanto a valor añadido en términos de diferenciación, calidad e innovación”.

Provincias

Por provincias, el número de empresas cotizantes bajó en Palencia (4.921), un 0,8 por ciento; en Zamora (5.437), un 0,6 por ciento; y en Burgos (10.947), un 0,1 por ciento. Por el contrario, creció en Valladolid (15.704), un 1,1 por ciento; en Soria (2.964), un uno por ciento; en Segovia (5.503), un 0,7 por ciento; en Salamanca (10.464), un 0,3 por ciento; y en León (12.849), un 0,2 por ciento. En Ávila, permanecieron estables, con 5.127, dolo dos más que el año anterior.

Por lo que se refiere al empleo, se incrementó en Valladolid (162.063) y Salamanca (82.728), un 3,7 por ciento, en ambos casos; en Segovia (40.042), un 3,4 por ciento; en Ávila (33.237), un tres por ciento; en Soria (27.473), un 2,8 por ciento; en León (106.734), un 2,7 por ciento; en Burgos (110.947), un 1,8 por ciento; y en Zamora (34.837), un 1,1 por ciento.