El ritmo de creación de empresas duplica el de cierres

Óscar Fraile
-

La pandemia ha hecho que el número de negocios puestos en marcha caiga entre enero y mayo al nivel más bajo de la última década, aunque con las disoluciones sucede lo mismo

Valladolid crea el doble de empresas de las que destruye. - Foto: El Día

La actividad administrativa ha sido una de las que, en su mayoría, paró durante las semanas más duras de la pandemia. Y eso también afectó a la creación de nuevos negocios. De hecho, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), abril fue el mes en el que menos sociedades se constituyeron desde que en 2008 se empezó a publicar esta estadística desglosada por meses. Solo 13, muy lejos de las más de cien que llegaron a abrir en algunos meses de 2008, cuando estaba a punto de comenzar la grave crisis económico que hizo que muchas de ellas tuvieran que cerrrar después.
Este dato, sumado al descenso registrado también en marzo y mayo ha hecho que 2020 sea el año con menor número de empresas creadas en Valladolid, una situación relativamente normal si se tienen en cuenta las excepcionales circunstancias. Las 201 de estos cinco meses son un 45,3 por ciento menos que en el mismo periodo del año pasado. Pero los negocios no han dejado de crearse porque haya peores perspectivas económicas. Al menos no es ese el único motivo. El factor que más ha influido es la paralización administrativa, tal y como demuestra el hecho de que la disolución de empresas también ha caído al mínimo. ‘Solo’ han desaparecido 115, la cifra más baja desde 2009 y un 33,9 por ciento menos que entre enero y mayo de 2009.
Con todo, esta circunstancia no ha evitado que la tendencia sea más o menos la misma de los últimos años: en Valladolid se crean el doble de empresas de las que se destruyen. Quizá la ratio haya caído un poco estos cinco meses, pero las 201 nuevas son casi el doble que las 115 cerradas, y en los últimos ejercicios, a estas alturas del año, las nuevas eran mucho más del doble que las que se destruían.
Además, pese a ser menos empresas nuevas en 2020, el capital suscrito ha crecido excepcionalmente al pasar de los 8,7, 6,4 y 12,1 millones de los cinco primeros meses de 2018, 2019 y 2020 a los 38,2 millones de este año, 35,8 de los cuales corresponden a las empresas de marzo.
Los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) por causas de fuerza mayor que se han puesto a disposición de las empresas desde mediados de marzo han sido una tabla de salvación para el empleo, pero también para la supervivencia de miles de empresas que han visto cómo su facturación ha caído a cero al no poder tener actividad. Por eso la Confederación Vallisoletana de Empresarios reclamó recientemente que se amplíe esta medida y se avance en su flexibilidad.
A nivel nacional el 22,5 por ciento de las sociedades mercantiles creadas en mayo fueron comercios, seguidas de un 13,7 por ciento de inmobiliarias, financieras y aseguradoras y un 12,9 por ciento de empresas relacionadas con la industria y la energía. Entre las disueltas, las más numerosas también con comercios (20,8 por ciento), seguidas de la construcción (17,2 por ciento).