El dinosaurio que se defendía con espinas

SPC
-
El dinosaurio que se defendía con espinas - Foto: Tono Gil

El 'Bajadasaurus pronuspinax', hallado en el norte de la Patagonia argentina, era herbívoro y medía unos nueve metros

El mundo de la paleontología aún guarda muchos secretos por descubrir sobre las especies que habitaron la Tierra en los tiempos pretéritos. El último de ellos en salir a la luz es una nueva especie de saurópodo, caracterizada por las largas espinas inclinadas hacia delante que tenía en el cuello, y cuyos fósiles aparecieron en la Patagonia argentina. 
Su nombre es Bajadasaurus pronuspinax, y procede de su hallazgo en la formación geológica conocida como Bajada Colorada. Pertenece a la familia de los dicreosáuridos, distinguida por largas espinas que cubren sus cuellos y espaldas como continuación de sus vértebras. Este animal vivió a comienzos del Cretácico Inferior hace alrededor de 140 millones de años. 
El descubrimiento se hizo público ayer en Scientific Reports por un equipo de paleontólogos del Conicet -el organismo oficial de investigación en Argentina- del Área de Paleontología de la Fundación Félix de Azara (Universidad Maimónides) y del Museo Paleontológico Ernesto Bachmann. 
«La funcionalidad de las largas espinas en los dicreosáuridos es aun motivo de controversias entre los paleontólogos. Con el hallazgo de Bajadasaurus creemos que se puede arrojar claridad sobre algunas cuestiones», afirmó Pablo Gallina, investigador adjunto del Conicet y primer autor del trabajo. 
Algunas de las hipótesis formuladas indican que estas espinas servían de soporte de una especie de vela que regulaba la temperatura corporal de los dinosaurios o que conformaban una cresta de exhibición que les otorgaba mayor atractivo sexual. También se especuló, por ejemplo, que podrían haber tenido una joroba carnosa entre ellas,  que serviría para almacenar reservas. Otra presunción es que las espinas estuvieran cubiertas con fundas de cuerno que cumplían una función defensiva fr