Izquierdo compromete el 5% del PIB en 2025 para la educación

Ical
-
Izquierdo compromete el 5% del PIB en 2025 para la educación - Foto: @PSOEValladolid

El candidato del PSOE al Congreso por Valladolid plantea a las asociaciones de padres un nuevo sistema de becas y que el 90% del alumnado llegue a educación secundaria postobligatoria

El cabeza de lista del PSOE al Congreso por Valladolid, Javier Izquierdo, anunció hoy un pacto por la educación si el partido llega a La Moncloa que incluya un gasto del cinco por ciento del PIB en materia educativa en 2025 y una ley que sirva para fomentar vocaciones tecnológicas y científicas entre las niñas, así como nuevos enfoques transversales que incluyan “el desarrollo sostenible, las capacidades digitales, la igualdad de género y coeducación”.

De este modo lo planteó durante un encuentro celebrado con la Federación Provincial de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnado de Centros Públicos de Valladolid (Fapava), en el marco de las reuniones que mantiene con diversas organizaciones, asociaciones y otros colectivos, y al que también asistió el candidato al Senado, Manuel Escarda. Ambos trasladaron la medida ‘Educación y Formación Profesional de Calidad y sin Exclusiones’, en donde se encuadra el pacto educativo.

Entre otras iniciativas, los socialistas proponen también el “refuerzo y reconocimiento” de la profesión docente o un nuevo sistema de becas, un punto en el que, recordó Izquierdo, el proyecto de Presupuestos Generales para 2019 y que no salió adelante preveía un incremento del diez por ciento en su dotación, hasta alcanzar 1.620 millones de euros, “la cifra más alta prevista en Democracia”.

Además, entre las medidas se incluye la implantación progresiva de la gratuidad en la primera matrícula universitaria, “siempre de acuerdo con las comunidades autónomas”; que la mitad de los niños estén escolarizados en escuelas infantiles de 0 a 3 años en 2025, edades en las que no es obligatorio; un plan para el fracaso escolar, con el objetivo de que nueve de cada diez alumnos lleguen a la educación secundaria postobligatoria (Bachillerato y Formación Profesional); y la modernización de la FP, especialmente en los sectores “donde hay nicho de empleo, para aprovechar su impulso”, como por ejemplo, según citó, “las capacitaciones digitales como robótica y materias denominadas STEM” (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas).