14 detenidos en la operación policial contra una funeraria

A.G.M.
-
14 detenidos en la operación policial contra una funeraria - Foto: Jose Carlos Castillo

Investigan si en los tanatorios de El Salvador se daba el 'cambiazo' con los ataúdes antes de la incineración.Entre los arrestados están los dueños de la empresa. 80 agentes, con perros expertos en la detección de dinero, participaron en el operativo

La Policía y la Agencia Tributaria investigan si la funeraria Grupo El Salvador pudo cometer una estafa continuada durante los últimos años en todos sus tanatorios de Valladolid, dando el ‘cambiazo’ a las familias entre los ataúdes que ellas compraban y los que luego acababan en el crematorio, que eran de peor calidad; también con las coronas de flores. Se cree que después era todo revendido a otros clientes, por lo que las pesquisas apuntarían a un delito de estafa.
Hay catorce personas detenidas, entre ellas los propietarios de la empresa, miembros de una misma familia, tal como pudo confirmar El Día de Valladolid en fuentes cercanas al caso. La denominada Operación Ignis, coordinada por el Juzgado de Instrucción 6, arrancó en 2017 tras la denuncia de un exempleado.
Los registros se llevaron a cabo de forma simultánea durante la mañana del jueves, actuando tanto en las sedes de la funeraria, como en varios domicilios de los dueños de la compañía, efectuándose siete entradas y registros, en las que se contó con un operativo formado por ochenta agentes, miembros de distintos grupos de la Brigada de Policía Judicial de Valladolid, así como de las unidades de Guías Caninos e Intervención Policía; también participaron miembros de la Agencia Tributaria. Además de documentación y otro tipo de pruebas de la supuesta estafa, se buscaba dinero en efectivo, para lo que la Policía Nacional ha contado con la colaboración de unos perros especializados en la detección de billetes.
Todo arrancó sobre las seis de la madrugada del mismo jueves bajo un hermetismo absoluto y con las actuaciones judiciales declaradas secretas. A esa hora fue cuando la mayoría de agentes del operativo se enteraron del asunto en el que iban a participar; a las ocho, según adelantó eldiario.es comenzaron los registros, que se prolongaron durante gran parte de la mañana y que coincidieron con una decena de velatorios y con el peregrinaje de ciudadanos que no ocultaban su sorpresa por la nutrida presencia policial.