100 días de un nuevo talante en lo municipal

M.Rodríguez
-

Este domingo el equipo de Gobierno supera este horizonte temporal de gracia política, donde se ha impuesto un importante cambio en las relaciones con la oposición, con la que se ha llegado a numerosos acuerdos

100 días de un nuevo talante en lo municipal - Foto: J.TAJES

Diálogo y buen sintonía con la oposición. Así se podría resumir el clima que ha reinado en el Ayuntamiento de Valladolid en los cien primeros días de gestión del nuevo equipo de Gobierno, encabezado por segunda vez por el socialista Óscar Puente. Un ambiente muy distinto al del pasado mandato cuando la confrontación con los grupos políticos llegó a niveles nada saludables.
Por contra, una peculiaridad llamativa de estos tres primeros meses es el cambio de relación entre PSOE y Valladolid Toma la Palabra (VTLP), que han continuado con su sociedad para mantener un Gobierno estable, pero con muchas diferencias. Un cambio que ya se visualizó en la noche electoral y que llegó a su punto cumbre con la ruptura de las negociaciones para renovar el pacto. Tras varios cruces públicos de reproches las aguas volvieron a la calma, pero los desencuentros entre ambas formaciones se han seguido visualizando Pleno tras Pleno. Y se volverán a repetir en el de la próxima semana porque los tres concejales de VTLP se muestran contrarios a la subida del sueldo de los 27 miembros de la Corporación y al incremento de liberaciones de concejales y trabajadores para los grupos incluida en la propuesta de reforma del Reglamento Orgánico del Ayuntamiento que apoyan PSOE, PP y Ciudadanos, que supondrán según VTLPun coste adicional de 330.000 euros al año el gasto destinado a los grupos políticos.
Esta reforma quedó pendiente el mandato anterior, pero la buena sintonía del alcalde con el PP, en particular, pero también con Cs ha propiciado que se haya podido conseguir un acuerdo en un tiempo récord. Algo que también ha sucedido con la mayoría de las mociones que han presentado los grupos de la oposición, que se han aprobado mayoritariamente, aunque algunas con enmiendas. En este paquete también se incluye Vox, que consiguió que todos los grupos apoyaran la primera propuesta que llevó al Pleno, pero no así las posteriores. De hecho, este grupo también ha anunciado que se opondrá a la reforma del reglamento municipal por el importante coste que supondrá para las arcas municipales.


Impuestos y capitalidad. El nuevo grupo del PP, encabezado por Pilar del Olmo, no ha querido dejar pasar mucho tiempo para plantear propuestas de calado y su mano derecha, José Antonio de Santiago-Juárez, será el encargado de defender el próximo martes una moción para que se reconozca oficialmente la capitalidad regional de Valladolid. Una propuesta polémica, que cuenta con el rechazo de la Dirección regional del PP, pero que el alcalde se ha comprometido a estudiar. De hecho se ha mostrado cauto para no «embarcar al ciudadano en cosas imposibles», porque considera que no hay consenso en la Comunidad sobre esta cuestión, incluida la Dirección regional del PSOE, que también lo rechaza.
El mayor punto de disonancia entre PSOE y PP en lo que va de mandato, una vez descarta la apuesta ‘popular’ por el soterramiento, ha sido el cierre del centro al tráfico por la aplicación del plan contra la contaminación y el anuncio de la subida de impuestos para el próximo año. En el primer punto, se ha consensuado la elaboración de un nuevo plan de acción, mientras que en lo vinculado a la subida del IBI el entendimiento no parece posible.
En estos meses, el equipo de Gobierno ha podido concluir obras pendiente como el cambio de los accesos al aparcamiento de la Plaza Mayor y ha anunciado que dará «un empujón» al proyecto del futuro Parque Agroalimentario. Aunque la intervención estrella del mandato será la ejecución de gran parte de los túneles y pasarelas previsto en el proyecto. Además, se ha nombrado al exconcejal de Hacienda, Antonio Gato, nuevo director de la Sociedad Valladolid Alta Velocidad.

 

LO HECHO. Subida de sueldos para funcionarios y ediles, y más servicios sociales

La gestión de estos cien primeros días de mandato del nuevo equipo municipal ha incluido la finalización de proyectos arrastrados del anterior mandato y la puesta en marcha de varias medidas.
parking plaza mayor. En agosto se inauguraron los nuevos accesos al aparcamiento subterráneo de la Plaza tras diez meses de obras. Esta obra era una apuesta personal del alcalde para conseguir la peatonalización completa de la plaza y evitar así el acceso a ella de 1.800 vehículos diarios. 
Nuevos autobuses. Auvasa sigue con la renovación de su flota y  anuncia que se gastará casi 4 millones para comprar seis autobuses híbridos eléctricos y otros 4 de GNC y conseguir rebajar la edad media de 13 años de sus autobuses. 
Viviendas de alquiler. El programa municipal de fomento del alquiler de viviendas vacías (ALVA) ofrece precios que se sitúan aproximadamente un 30% por debajo de los de mercado libre. Este año contará con una dotación económica de 230.000 euros.

Sueldos funcionarios. El Ayuntamiento aumentará un 0,3% los sueldos de sus empleados. Estas mejoras económicas se aplicarán a las nóminas de 2018 y 2019.
Reglamento municipal. En cien días se ha conseguido lo que no se consiguió en los cuatro años anteriores: la reforma del reglamento municipal. Esta vez se prescinde de la unanimidad para llevar a cabo este cambio normativo, que había frenado por las discrepancias en los salarios de los concejales. Las discrepancias entre PSOE y VTLP siguen, ya que los socios de Puente dicen que las modificaciones incrementarán en 330.000 euros al año el gasto, pero el aumento de sueldos y liberaciones se aprobará con el apoyo del PP y Ciudadanos. 
Potenciación de las fiestas. El equipo de Gobierno realizó un balance «muy positivo» de sus propuestas de fiestas patronales, que a se juicio deben evolucionar para convertirse en «el festival de música gratuita más importante de España». Esta edición se cerraron los accesos a la Plaza Mayor en los conciertos de Camela y Gloria Gaynor.
Ayuda a domicilio. El nuevo contrato, por valor de 36,3 millones para los próximos tres años, incluye nuevos requisitos para mejorar la atención a las personas mayores (3.873 usuarios en la actualidad) y las condiciones laborales de los trabajadores.

 

LO ANUNCIADO. Impulso a la integración ferroviaria con nuevos pasos y una subida de impuestos

El arranque de esta nueva etapa municipal ha servido para anunciar nuevos impulsos a proyectos básicos de ciudad como las obras para la integración de las vías del tren o el futuro parque agroalimentario.
integración. La ejecución de la integración del ferrocarril es el proyecto estrella del mandato. Esta misma semana se ha nombrado como nuevo gerente de la Sociedad Valladolid Alta Velocidad a Antonio Gato, que ya había sido cuatro años consejero, para coordinar la ejecución del proyecto. Con este nombramiento, el alcalde espera que las operaciones «cobren un nuevo impulso, alcancen la velocidad necesaria» y se pueda «ver cuanto antes» la realidad que «necesita» la ciudad para ver en que consiste la integración en superficie.
Parque agroalimentario. El Ayuntamiento anuncia un «empujón» a este proyecto. Así, creará un grupo técnico en el que participarán varias áreas municipales para sentar las bases de lo que debe ser este espacio empresarial, con atención especial en la logística y la investigación para poder volver a poner en marcha un proyecto que «no es a corto plazo».
Bus gratuito. El Ayuntamiento, por petición del PP, estudiará la posibilidad de que Auvasa ofrezca viajes gratis en los episodios de alertas por contaminación. También se ha anunciado que los menores de 15 años, a partir de enero de 2020, no pagarán su billete de autobús.
Contaminación. Una moción del PP motivará un nuevo Plan de Calidad del aire y de un impulso definitivo al Plan de Movilidad. Se trata de complementar el actual plan municipal contra la contaminación, que despierta recelos entre la oposición y los comerciantes, sobre todo, por los cortes de tráfico en el centro.
Obras Aquavall. La empresa  aprobó esta semana el presupuesto para el próximo ejercicio, en el que prevé un margen de unos 11 millones de euros para financiar inversiones sin necesidad de incrementar las tarifas. Entre las obras más importantes que afrontará este año destaca la sustitución del colector de la margen izquierda en el Paseo de Zorrilla, en el tramo entre Puente Colgante y Matadero, con un presupuesto de 1,8 millones y un plazo de ejecución de 8 meses.
Plan estratégico. El Pleno aprobó, a instancias de VTLP, diseñar un plan estratégico para la ciudad con la vista puesta en 2050. Se constituirá un grupo de trabajo formado por todos los grupos municipales para diseñar el plan de trabajo y fijar «estaciones de paso» en el proyecto más cercanas en el tiempo. 
Subida de impuestos. El equipo de Gobierno estudia aplicar en 2020 la actualización de los valores catastrales en el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), lo que supondría incrementar los ingresos en 2 millones de euros. Esta subida se plantea tras cuatro años con los impuestos congelados. 

 

LO DESCARTADO. Las propuestas de Vox no superan  el filtro del Pleno municipal

En este tiempo el equipo de Gobierno también ha descartado ejecutar determinadas medidas o ha votado en contra de varias mociones para poner en marcha medidas propuestas por la oposición.
Cerrar el centro. El alcalde anunció nada más comenzar su mandato que descartaba, de momento, establecer una zona de restricciones «de carácter permanente» del tráfico en el centro de la ciudad al estilo de ‘Madrid Central’, aunque el presidente del Gobierno en funciones anunció a principios de este mes  que impulsará la aprobación de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética, que incluiría que los municipios de más de 50.000 habitantes tengan que delimitar zonas de bajas emisiones.
Pistolas táser para la policía municipal. El Pleno rechazó la moción de Vox para  la utilización de pistola táser porque se considera que es una medida «controvertidas» y el equipo de Gobierno se decantó por esperar a su desarrollo legal.  Lo mismo los drones para la vigilancia.
Hispanidad. El Pleno del Ayuntamiento de Valladolid también rechazó en julio, con los votos en contra de PSOE y VTLP, la abstención de Cs y el apoyo parcial del PP, una moción de Vox que pretendía declarar a la ciudad como ‘Cuna de la Hispanidad’. La iniciativa reclamaba solicitar a la Real Academia de la Historia esta declaración, además del inicio de trabajos y actividades necesarias para lograrlo, así como de la elaboración de un Plan Director para su desarrollo y promoción.
inversiones sostenibles. El equipo de Gobierno rebajó de 29 millones a 13 la partida dedicada a las inversiones financieramente sostenibles para este año y el PP aprovechó para criticar la poca ejecución presupuestaria.

 

LO QUE OPINA LA OPOSICIÓN. El diálogo y la sintonía con la oposición, nuevas señas de identidad

El clima de entendimiento con el que comenzó este mandato era desconocido desde hace años. El diálogo fluido entre el alcalde y el principal grupo de la oposición no ha evitado críticas en asuntos claves.
Partido Popular. La actividad del grupo Popular ha sido más propositivo que crítica con la gestión del equipo de Gobierno. Un cambio que ya se visualizó en el primer Pleno, donde anunciaron su política de mano tendida al alcalde. El grupo ha planteado propuestas para evitar el aislamiento de los mayores, para desarrollar un nuevo plan de acción contra la contaminación o para lograr la capitalidad oficial para Valladolid. Pero también han sido críticos en el caso de las obras de los accesos al parking de la Plaza Mayor y las pérdidas ocasionadas a los comerciantes y hosteleros por los retrasos. Son contrarios a la subida de impuestos, ya que aseguran que si hay superávit no ven necesaria la subida y advierten de que puede hacer que la actividad económica se resienta.
Ciudadanos. El grupo de Ciudadanos también ha apostado por el nuevo clima de sintonía y diálogo con el equipo de Gobierno, sobre todo con el alcalde. Así, han apoyado la reforma del Reglamento Orgánico y conseguido el respaldo para la mayoría de las iniciativas que han llevado al Pleno. Aunque se han mostrado reivindicativos en cuestiones como las dotaciones a los barrios. Un modo de hacer oposición que dejó claro su portavoz, Martín Fernández Antolín, al inicio de este mandato cuando se comprometió a imprimir el sello del rigor y de la búsqueda de la mayor eficiencia en la gestión y la eficiencia «que merecen los vecinos de Valladolid».
Vox. El partido de Abascal representado en el Ayuntamiento por un concejal, Javier García Bartolomé, también se ha contagiado de la buena sintonía de la oposición con el equipo de Gobierno, aunque ya ha mostrado su oposición, por ejemplo, a la reforma del Reglamento Orgánico. Considera excesivo incremento de gasto que se asumirá con las modificaciones pactadas. Una posición en la que coincide con VTLP, ya que los socios del PSOE han mostrado desde el inicio sus diferencias con la propuesta de eliminar la no aplicación de la actualización de sueldos del alcalde y los ediles con dedicación exclusiva, lo que supondrá un incremento de las retribuciones de entre el 10 y el 15%.