«Somos telesecretarios»

R.G.R.
-
Cristina García es la secretaria de Montemayor. - Foto: Jonatan Tajes

La secretaria de Montemayor, Camporredondo y la Mancomunidad Tierras de Pinares está embarazada y afirma que no se sustituirá su plaza cuando esté de baja por maternidad. «He pedido a un compañero que venga por las tardes»

Los secretarios interventores de los ayuntamientos están pasando por una situación complicada. Un gran carga de trabajo que dificulta su labor y, a su vez, ralentiza la cotidianidad. Un caso claro es el de Cristina García, presidenta del colegio, que actualmente se encuentra embarazada y sale de cuentas en agosto. Lleva los consistorios de Montemayor, Camporredondo y la Mancomunidad Tierras de Pinares. Está pendiente de las pruebas médicas y sabe que desde el momento en que esté ausente el funcionamiento de los dos consistorios y la mancomunidad se complicará en gran medida. «Ya le he pedido a un compañero que venga a echarme una mano por la tarde». Recuerda que con su primera hija dejó algunos expedientes encima de la mesa y se los encontró intactos al volver. «Es normal, la persona que viene está solo por las tardes y se encarga de los más urgente». 
Cristina García explica que acude un día a la semana a Camporredondo y algunas semanas otro día a la sede de la Mancomunidad. El resto de jornadas trabaja en Montemayor. Afirma que además de su trabajo también tiene que atender a los vecinos para resolver cualquier tipo de dudas. 
Contabilidad, expedientes, balances, subvenciones..., los secretarios se han convertido en las manos derechas de los alcaldes. García relata que la falta de convocatorias de nuevas plazas de secretarios-intervendores está haciendo que muchos ayuntamientos cuenten con interinos que están entrando «prácticamente con la carrera de Derecho». Eso hace que los alcaldes tengan problemas para sacar adelante el día a día de sus consistorios. 
«A mí no me queda más remedio que hacer mucho trabajo desde casa porque no nos da tiempo a otra cosa. Hacemos nuestro trabajo agobiados». Recuerdo que su teléfono móvil está siempre abierto para cualquier cosa a disposición de los alcaldes. «Me acuerdo que el año pasado me llamaron el día de Navidad porque hubo un accidente en Montemayor». 
Acude con su ordenador portátil prácticamente a todos los sitios porque le sirve de conexión «permanente» para hacer trámites pertenecientes a los ayuntamientos. 
En Montemayor dispone de un auxiliar que realiza una parte del trabajo y también atiende a los vecinos que llegan para consultar cualquier duda, pero en Camporredondo está ella sola y sabe durante el tiempo que esté de baja «el Consistorio se cerrará para este tipo de asuntos». Hay que tener en cuenta que para la convocatoria de un pleno es necesaria la presencia del secretario. «Es un problema que se veía venir desde hace años y que ahora está comenzando a reventar en la provincia», comenta. 

Cristina García es la secretaria de Montemayor Jonatan Tajes
Cristina García es la secretaria de Montemayor - Foto: Jonatan Tajes