Museo de Escultura y Casa Cervantes celebran 'Museo Joven'

Ical
-

Ambos centros acogen hasta el domingo actividades que fomentan la participación ciudadana

Museo de Escultura y Casa Cervantes celebran 'Museo Joven'

El Museo Nacional de Escultura y la Casa de Cervantes de Valladolid celebrarán hasta el domingo la segunda edición de ‘Museo Joven’, un programa de actividades que fomentan la participación ciudadana y que está organizado por el Ministerio de Cultura y Deporte y el Instituto de la Juventud (Injuve). La iniciativa, llevada a cabo con fondos de ‘Erasmus+: Juventud en Acción’, nació en 2018 con la vocación de demostrar que los museos son “espacios que puede ser ocupados por todo tipo de público, también por los más jóvenes”.

Por ello, las actividades previstas inciden en valores y competencias centrados en la inclusión social, la participación de la ciudadanía, la diversidad cultural, la tolerancia, la creatividad y la innovación o la sostenibilidad.

Durante esta semana, ‘Museo Joven’ ofrecerá más de 40 actividades en 13 museos estatales, entre ellos, los dos ubicados en Valladolid. Además, hasta el domingo los menores de 30 años disfrutarán de entrada gratuita a ambos museos.

En el Museo Nacional de Escultura se pondrá énfasis en la relación entre jóvenes y sostenibilidad (ambiental, patrimonial y cultural), el leitmotiv que vehicula la programación de actividades organizada por la infraestructura para la jornada del sábado 19 (en la plaza Federico Wattenberg, frente al Colegio de San Gregorio). Con ellas se trata de dar voz a los más jóvenes, conscientes de que éste es uno de los sectores más concienciados con la problemática medioambiental y la gestión programada y responsable de los recursos disponibles.

La sesión arrancará a las 12 horas con un taller de intervención urbana en el que se construirá una estructura de palets y embalajes reutilizados proporcionados por el Museo. Ésta servirá de base para la realización, a partir de las 16.30 horas, de un taller de parkour “escultórico”: una suerte de “arte del desplazamiento”, considerada como forma de expresión en cuanto a la libertad, el contacto con el medio externo y el dominio sobre el propio movimiento. A partir de las 14 horas y hasta el inicio del taller, tendrá lugar una sesión de calentamiento y uso libre del circuito.

Desde las 19 y hasta las 22 horas la música se convierte en la gran protagonista; y lo hace en forma de batallas de rap en las que, a partir de consignas relacionadas con la sostenibilidad, se improvisarán una serie de rimas. Los ganadores recibirán premios en metálico por valor de 200, 100 y 50 euros, otorgados por los jueces Kaos, Zake y Marcheloo Sound. El DJ DeJotaPe pondrá música a estas batallas de gallos.

Para la organización del programa, el Museo Nacional de Escultura cuenta con la colaboración del Ayuntamiento de Valladolid, el estudio Muda Arquitectura y el centro de enseñanza y compañía de baile Fresas con Nata.

Jóvenes, fotografía y patrimonio

Por su parte, en el Museo Casa de Cervantes se desarrollarán acciones que relacionan jóvenes, fotografía y patrimonio. Inspirados por el foto mosaico gigante titulado ‘Tener un sueño’, creado por el artista y fotógrafo Joan Fontcuberta, y expuesto en la verja del museo como resultado de la participación ciudadana, se tratará de indagar junto al arquitecto, fotógrafo y docente Juan Carlos Quindós en la relación de los jóvenes con la fotografía.

Además, se familiarizará a este tipo de público con el archivo fotográfico del Museo Casa de Cervantes como fuente documental del pasado para después, junto a sus aportaciones, crear un panel como obra colectiva mediante la técnica de collage. El planteamiento será la realización de talleres teórico-prácticos impartidos por Quindós en los que se desarrolle todo lo expuesto anteriormente.

El sábado 19 y el domingo 20, de 10 a 14 horas, previa inscripción, se puede participar en el taller de fotografía en el que el primer día el archivo fotográfico del Museo Casa de Cervantes será protagonista, “estableciendo una comparación entre el pasado y la actualidad de la institución, fomentando los valores de aprecio del patrimonio y el pasado para su legado a las generaciones futuras”.

Tras la realización de fotografías por parte de los asistentes y revelado de las mismas el segundo día se creará un gran collage, como si de un tablero de juego se tratara, que acabará integrándose en la exposición permanente del museo para aunar los viejos y los nuevos archivos fotográficos.

El resultado será una obra colectiva, creada con la aportación de todos los asistentes y que suponga trabajar de manera solidaria con las fotografías de todos, no solo con las creadas por cada persona particular, de modo que se fomente la idea de participación y creación conjunta. “Trabajar sobre el concepto de cada pequeña aportación suma y se puede lograr algo más grande con la suma de todos”, explicó el Museo.