La Junta quiere blindar en el Estatuto la Renta Garantizada

SPC
-

El Gobierno autonómico pretende aprovechar la reforma pactada entre PP y Cs de eliminar los aforamientos para convertir estos programas en «derechos» y reforzar la política social regional

El presidente de laJunta,AlfonsoFernández Mañueco(i), preside la reunión del Consejo delDiálogo Social - Foto: Ical

La Junta de Castilla y León propondrá a los grupos de las Cortes que se aproveche la reforma del Estatuto de Autonomía pactada entre PP y Ciudadanos sobre la eliminación de los aforamientos de procuradores y miembros del Gobierno para incluir las leyes que regulan la Renta Garantizada de Ciudadanía y la Red de Protección a las familias, para que se conviertan en «principios rectores» y, de esta forma, reforzar la política social de la Comunidad. Una intención que avanzó ayer el consejero de Empleo e Industria, Germán Barrios, tras mantener la primera reunión del Consejo del Diálogo Social de la legislatura, encuentro que estuvo presidido por el propio presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, y a la que asistieron los secretarios generales de CCOO y UGT Castilla y León, Vicente Andrés y Faustino Temprano, respectivamente, así como el presidente de Cecale, Santiago Aparicio, informa Ical.
El consejero dejó clara que la apuesta del nuevo Gobierno autonómico es impulsar y reforzar el Diálogo Social como «seña de identidad de la Comunidad, como valor innovador de Castilla y León y como herramienta útil. Sindicatos, empresarios y Gobierno estamos alineados en la concertación social para hacer políticas en favor de los castellanos y leoneses».
Además, Barrios recalcó que también es necesario poner en valor que el Diálogo Social se ha convertido en la tutela de buen gobierno «para la sociedad y con la sociedad». En este sentido, argumentó que es un elemento clave para avanzar en la democracia participativa, una de las exigencias actuales de la sociedad. «El Diálogo Social es una herramienta útil de participación institucional y de co-gobierno con los agentes sociales y económicos», aseveró, a la vez que destacó la corresponsabilidad que este mecanismo de diálogo permanente genera por parte de los agentes sociales con el Gobierno autonómico.
Al mismo tiempo, indicó que se trata de una herramienta única dentro del contexto nacional y muy valorada internacionalmente, ya que la propia Organización Internacional del Trabajo (OIT) ha calificado de forma sobresaliente el Diálogo Social de Castilla y León, y «también lo está haciendo la propia Unión Europea». «Fuimos cuna del parlamentarismo y somos cuna del Diálogo Social. No podemos perder algo que tiene tanto valor y que sirve tanto para la sociedad de Castilla y León», afirmó Barrios.
El consejero también comentó que «estamos en tiempos nuevos», en los que es necesarios buscar acuerdos programáticos y diálogo con todos los partidos, incluidos los de la oposición, es esencial que desde el Diálogo Social se sigan haciendo políticas tan importantes como la Renta Garantizada de Ciudadanía en favor de los castellanos y leoneses, e impulsando nuevos políticas activas de empleo y de formación vinculadas al tejido productivo.
En la reunión también se perfiló el calendario de trabajo a partir de septiembre, cuando se convoque la primera reunión de la Comisión Permanente del Diálogo Social. En este sentido, explicó que uno de los primeros asuntos serán la revisión de las políticas activas de empleo, ya que muchos de los acuerdos vigentes finalizan en 2020.