Extraditado el sicario del crimen de la Circular que se fugó

A.G.M.
-

Gabriel E.K., que salió de España antes de que de se iniciasen las detenciones de la Operación Mariya y se ocultó en casa de sus padres en la República Checa, es sospechoso de ser uno de los tres autores materiales del homicidio de María Aguña

Gabriel E.K., al ser detenido. - Foto: Policía

Gabriel E.K. ya está en España. Él es uno de los tres presuntos sicarios que ejecutaron el asalto mortal a María Aguña aquel 17 de octubre de 2018, en un piso de la Circular y en busca de un botín de 200.000 euros que nunca encontraron pero que le terminó costando la vida a la mujer de 71 años. Él es uno de los siete acusados de un robo convertido en homicidio y que le llevó a darse a la fuga durante meses, esfumándose primero de la localidad leonesa de Valencia de Don Juan –donde vivía este inmigrante búlgaro– y, luego, desapareciendo de España. Los expertos del Grupo de Homicidios de la Unidad contra la Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de la Brigada de Policía Judicial tuvieron que afanarse en un rastreo que dio sus frutos a primeros del pasado mes de enero, ya en 2020, cuando se le localizó en la casa de sus padres, emigrados a la República Checa.
La orden de detención dictada por la justicia española no era la única que tenía vigente Gabriel E.K., que también tenía una orden de búsqueda internacional de su país, pero, después de seis meses en una cárcel checa, ha pesado más la gravedad de los delitos que le imputan en España: homicidio, detención ilegal, robo con violencia y pertenencia a un grupo criminal. Son los mismos que pesan sobre sus seis presuntos compinches.
Gabriel E.K. fue detenido el día 16 de enero –mes y pico después que el resto de sospechosos– y su extradición se ejecutó el pasado 17 de julio, tal como detallan fuentes cercanas al caso. Los últimos datos conocidos por este periódico son que el súbdito búlgaro se encuentra en la cárcel madrileña de Soto del Real, a la espera de ser citado por el Juzgado de Instrucción número 3 de Valladolid para ser interrogado y, previsiblemente, ingresar en la prisión provincial, junto al teórico líder de la ocasional banda y los otros dos presuntos sicarios que se encargaron directamente del robo en casa de María Aguña.
siete detenidos. La Operación Mariya se desarrolló durante algo más de un año hasta conseguir no solo identificar a los tres presuntos autores materiales del asalto que terminó en homicidio, sino a tres compinches –también búlgaros– que se encargaron de conducir los coches y las vigilancias en la casa de la Circular, y, sobre todo, al que se considera autor intelectual del robo, el empresario dental Rubén A.R.