Familias y escuelas por el éxito educativo

P.V.
-

Casi 5.000 alumnos de la Comunidad se beneficiaron el curso pasado de un programa que busca la prevención del fracaso escolar y cuyos resultados aseguran su continuidad

Imagen de archivo de alumnos que han participado en uno de los programas de mejora del éxito educativo. - Foto: Ical

La fusión entre los alumnos, el profesorado y las familias para prevenir el fracaso escolar funciona. En la Comunidad, el Programa para la Mejora del Éxito Educativo se encuentra en marcha desde el curso 2007-2008 y surge como un proyecto «experimental e innovador» que interviene sobre los agentes que inciden en la mejora del éxito educativo. Su buen funcionamiento ha llevado a continuar con su implantación en Castilla yLeón, también con vista al futuro, incluso ampliar las actividades «siempre adaptando y mejorando a partir de la evaluación que se realiza anualmente», como señalaron desde la Consejería de Educación.
El diseño de este programa vino determinado por las características de la Comunidad, dada sudensidad y dispersión de la población, por lo que se prestó especial atención al medio rural, estableciendo una red equilibrada del programa y reduciendo la ratio de los grupos, de forma que todos los alumnos de Castilla y León tuvieran cercano un centro donde poder acudir si su familia y él mismo tenían interés en participar en el programa. «De este modo coexisten en el plan medidas de centro, que atienden al alumno, con medidas de red en las que un centro atiende tanto a sus estudiantes como a los de los centros que le son asignados en la red», aseguraron las mismas fuentes.
Las distintas evaluaciones que se han realizado estos últimos años han permitido introducir nuevas líneas de actuación destinadas a prevenir el abandono escolar temprano, mejorar el éxito escolar del alumnado y facilitar la convivencia en los centros escolares. Además, la realización de estas actividades supone la contratación de nuevo profesorado, «salvo las medidas desarrolladas en el mes de julio que combinan la contratación de nuevo profesorado con la participación de docentes que ya están en plantilla del centro».
Una de las medidas que se implantará durante este curso es el acompañamiento a la titulación en cuarto curso de Educación Secundaria Obligatoria. Una materia que tiene como objetivo reforzar de forma suplementaria los aprendizajes instrumentales y la adquisición de las destrezas básicas, que permitan al alumnado en riesgo de no obtener el título, alcanzar los objetivos de la etapa y adquirir las competencias correspondientes para obtenerlo. Durante el curso pasado se aplicó en el tercer trimestre y se beneficiaron del mismo 1.361 alumnos de 73 centros docentes con la contratación de más de un centenar de profesores. Dados sus buenos resultados, está previsto que en el curso 2019-2020 se amplíe su temporalización de enero al mes de junio.
Además, para la preparación de las prueba extraordinarias, se imparten clases fuera del periodo lectivo al alumnado de cuarto curso de la ESO que tiene como finalidad conseguir que los estudiantes que hayan suspendido materias de Lengua Castellana y Literatura o Matemáticas en la evaluación final, pueda mejorar sus capacidades para superarlas en la convocatoria extraordinaria. La medida consiste en la impartición de dos horas de lengua y dos de matemáticas durante las mañanas del mes de julio. Durante el curso pasado, participaron un total de 33 centros que atendieron a alumnado de 124 y a 1.295 estudiantes con la ayuda de 66 docentes.
En Primaria

A las actividades anteriores se suman otras relacionadas con los alumnos de cuarto, quinto y sexto de Primaria. El objetivo es facilitar al alumnado la adquisición de destrezas básicas, la incorporación al ritmo de trabajo ordinario del aula y a las exigencias de las diferentes áreas y la mejora de sus expectativas personales y de convivencia. Este apoyo está dirigido a estudiantes con necesidad de compensación educativa por razón de sus circunstancias de desventaja socioeducativa o desconocimiento de la lengua vehicular, que promociona sin aprobar las áreas instrumentales de lengua y matemáticas.
Esta actividad se ha desarrollado de octubre a junio y en el curso pasado participaron un total de 36 centros educativos con un total de 802 alumnos y la participación de 36 profesores.
Esta misma actividad se amplía a los estudiantes de primero y segundo de Educación Secundaria Obligatoria y contempla la asignación a los centros tanto de maestros como de profesores técnicos de servicios a la Comunidad. Durante el último curso participaron 68 centros y un total de 1.442 alumnos para lo que se tuvo que contar con la colaboración de 97 docentes.
Todas estas medidas que se están desarrollando se incluyen dentro del programa de orientación y refuerzo para el avance y apoyo en la educación, y por tanto cofinanciadas por el Ministerio de Educación y Formación Profesional y el Fondo Social Europeo. El objetivo, según fuentes de la Consejería, es continuar con este programa para la mejora del éxito educativo que también se lleva a cabo en otras comunidades autónomas con buenos resultados para paliar el fracaso escolar en aquellos centros con más alumnos que no superan determinada asignaturas como lengua o matemáticas.