PP y Cs tumban las enmiendas a la ley de Urbanismo

SPC
-
El portavoz del Grupo Parlamentario Mixto, José Sarrión, durante el Pleno de las Cortes de Castilla y León - Foto: Rubén Cacho (Ical)

Podemos e IU, impulsores de las enmiendas a la totalidad, critican que "se desprotege" el mundo rural con cambios por la "puerta de atrás" y Salvador Cruz (PP) defiende que se busca fijar población

Las Cortes de Castilla y León, con los votos en contra de PP y Cs, frenaron hoy las enmiendas a la totalidad con texto alternativo presentadas por Podemos e IU a la modificación de la ley de Urbanismo con la que consideran que “se desprotege” al medio rural para la instalación de proyectos extractivos no energéticos sin garantías para el empleo y el medio ambiente.

En la presentación de sus enmiendas, votadas a favor por el Grupo Socialista y UPL, Carlos Chávez (Podemos) y José Sarrión (IU) expusieron un modelo para el mundo rural sostenible en la creación de empleo y riqueza y en el respeto al medio ambiente, que cuestionaron con el cambio propuesto por el PP, al que acusaron de realizar la modificación normativa por la “puerta de atrás”, en unos argumentos que rebatió Salvador Cruz, para quien se debe aprovechar la minería, en este caso no energética, para asentar población.

Primero, el procurador de Podemos Carlos Chávez asentó su enmienda en que se quiere “orden, seguridad, límites y cautelas” para las actividades extractivas no energéticas, en concreto el procesado de rocas -canteras-, y en el rechazo de que se elimine de la actual ley la nueva categoría de suelo rústico para este tipo de proyectos como plantea el PP.

“Han querido colar por la puerta de atrás, dar vía libre y poner una alfombra roja al lobby cantero, que es con el único que han hablado”, afirmó Chávez, que pidió al PP que legisle para toda la ciudadanía de Castilla y León y no se vulnere el artículo 45 de la Constitución.

También en su enmienda a la totalidad el procurador de IU, José Sarrión, que saludó la presencia en el hemiciclo de la Plataforma contra la mina de feldespato en Ávila, afirmó que “nos jugamos” el modelo de Castilla y León, indicó que la propuesta del PP “desprotege” a los ayuntamientos para que se pueda instalar cualquier proyecto en su zona. “Creará escasos puestos de trabajo, y se irán, les importa un bledo la gente de las comarcas rurales”, advirtió.

Sarrión incidió en que esos proyectos no son sostenibles a largo plazo ni generan un modelo para la lucha contra la despoblación, argumentó que la modificación se presenta porque uno de los tres proyectos de feldespato de Ávila “ha caído”, que no lo hubiera hecho de contar con el cambio planteado ahora. “Sueñan con una Comunidad que se convierta en un conjunto de proyectos mineros, en macrogranjas y en residuos”, indicó. “Apoyamos la minería pero decidida por la población, no por imposición”, concluyó.

El portavoz de Hacienda del PP, Salvador Cruz, calificó de “maniobra de dilación” la enmienda a la totalidad con texto alternativo presentada por Podemos, rechazó que se planteen conculcar artículos de la Constitución -respeto al medio ambiente- y acusó al proponente de limitar la autonomía municipal. Además, replicó que el cambio propuesto “nada tiene que ver” con proyectos de fesdespato y pidió un debate con serenidad. “Falta a la verdad si plantean que es inconstitucional. No se va a recurrir”, aseveró.

“Es una oportunidad de crear empleo y riqueza y de aprovechar los recursos endógenos en zonas deprimidas”, argumentó Cruz, que insistió en que se hace desde el respeto al medio ambiente y a todas las normas legales. “Le pido que abandone la demagogia, esto nada tiene que ver con minas de Ávila, Zamora o Salamanca”, concluyó.

En su réplica a Sarrión, insistió en que Podemos e IU buscan una “ceremonia de la confusión”, remarcó que los recursos endógenos no se deslocalizan y subrayó que la modificación que plantean “no es la panacea” pero sí un elemento para frenar la despoblación. “No podemos abandonar una actividad que genera empleo en el mundo rural”, anotó, para criticar la “hipocresía” de la izquierda en su dualidad si el proyecto es público o privado.