Rufino Hernández: el alcalde de toda la vida

M.R.I
-
Rufino Hernández Calleja en el Salón de Plenos del Ayuntamiento de Nueva Villa de las Torres. - Foto: Jonatan Tajes

El actual regidor de Nueva Villa de las Torres y candidato por el PP es el más longevo de la provincia que se presenta a la reelección. En su candidatura municipal contará con la presencia de su nieto como segundo de la lista

El amor a la política parece que no tiene edad. Rufino Hernánez, que cumplirá 84 años a finales de este mes, se ha convertido en el más claro ejemplo de que se puede mantener vivo un idilio que, en su caso, dura ya más de 22 años, y que aspira se prolongue otros cuatro más. El actual alcalde de Nueva Villa de la Torres ya ha anunciado que se presentará a las próximas elecciones municipales. Un reto en el que le apoya toda su familia, a pesar de su avanzada edad. Un apoyo que tiene una visualización muy gráfica ya que en estos comicios el segundo de su lista será su nieto, de 22 años.
¿Qué le mueve a seguir en política? Rufino lo tiene claro y asegura que son sus vecinos los que le piden que no se vaya. «Sino me presento yo u otro jubilado no habría nadie dispuesto a estar 24 horas al servio de lo que necesiten», explica. Una situación habitual en pueblos como Nueva Villa, con poco más de 300 habitantes y donde hay poca gente joven, aunque Rufino ha conseguido incluir en su candidatura nuevas caras. «En la lista va mi nieto y tres chicas jóvenes y con formación», presume.
Un equipo al que intentará formar para que en el futuro tomen el relevo municipal, ya que si revalida su cargo sumará más de 36 años en el cargo. Una trayectoria que inicó con Suárez, pero que se vinculó definitivamente al Partido Popular «en el despacho de Aznar, cuando era presidente de la Junta». 
La política se ha convertido en la mejor medicina para Rufino Hernández. «Los médicos me aconsejan que siga en política porque eso me hace seguir activo y me va bien», asegura. El alcalde recuerda que él era agricultor pero se tuvo que jubilar con 42 años por problemas de salud. Unos problemas físicos que se mitigan con el día a día del Ayuntamiento. «En estos años he conseguido hacer una piscina municipal en el pueblo a pesar de la oposición de algunos compañeros. Estoy muy orgulloso porque la gente que en verano viene de fuera está muy contenta con este servicio y eso anima el pueblo».
El alcalde hace el repaso de sus logros durante más de tres décadas, pero es consciente de que el pueblo tiene problemas como la pérdida de población, casi cien habitantes en ese tiempo. Un problema para el que su nieto y segundo en la lista, Álvaro Hernández, plantea soluciones como «más inversiones». El político novel, que según su abuelo apunta maneras porque cuando le hicieron a él un homenaje por sus 25 años en el cargo ya dio un discurso, explica que se presenta en la lista porque le parece importante «servir» al pueblo. Aunque él reside el Medina del Campo, pero reitera que todos los fines de semana va a Nueva Villa de las Torres. También reconoce que los motivos ideológicos son secundarios en su candidatura porque lo que le importa es «mejorar la calidad de vida de los vecinos».
Unos vecinos que realizan reclamaciones que Rufino reconoce que no puede atender desde el Consistorio como la de construcción de una residencia de mayores. «Pertenecemos a la Mancomunidad Tierras de Medina, que ya ha acordado hacer una residencia para la zona en Medina», apunta. En la misma línea, su nieta apunta a que la Diputación o la Junta deberían afrontar «más inversiones» no solo para fijar población sino que para  mejorar infraestructuras.
Eso sí, ambos dos no tienen previsto ni siquiera hacer campaña electoral. Rufino, además, apunta que no le gusta nada la tensión política y los extremos a los que se está llegano en estos momentos.