El Parque Tecnológico ganó 200 empleos en 2018

Óscar Fraile
-

El complejo se queda con cien compañías tras un año marcado por el incremento de plantillas, pese a que el nivel de facturación también cayó un 4,6 por ciento respecto a 2017

El Parque Tecnológico ganó 200 empleos en 2018

El Parque Tecnológico de Boecillo cerró el año pasado con tres empresas menos de las que lo empezaron. Sin embargo, el volumen global de empleo aumentó un 5,7 por ciento, al pasar de  3.473 trabajadores a 3.671, según los datos facilitados por la Consejería de Economía. Pese al incremento del personal, el Parque Tecnológico no logra poner fin a un descenso de empresas que comenzó en el año 2009, en plena crisis económica. Por entonces había 141 compañías y tres centros tecnológicos. Diez años después esa cifra se ha reducido a cien empresas y dos centros tecnológicos, Cartif y Cidaut, después del cierre de la Fundación Cedetel en 2012 por falta de proyectos.
Evidentemente, esta ‘sangría’ de empresas en los últimos años también afectó al número de trabajadores. Los poco más de 6.000 que había en 2008, antes de que empezara la crisis, se quedaron en la mitad siete años después. Eso sí, desde 2015 la tendencia volvió a invertirse y la cifra ha aumentado progresivamente en los tres últimos ejercicios hasta los 3.671 actuales.
En lo que se refiere a la facturación, el año pasado alcanzó los 684,8 millones entre las empresas y los dos centros tecnológicos, un 4,6 por ciento menos que en 2017. Se trata de un volumen de facturación superior al que había antes de la crisis.
La pérdida de esas tres empresas el año pasado se produjo después de el cierre de doce y la apertura de otras nueves. Concretamente, las que se dieron de baja fueron Aleaciones Ligeras Aplicadas, Ebobikids, Acconte, Talleres y Mecanizados Vice, Soluciones Renting Solar, Ingenia Ingeniería Aplicada, Alhambra Systems, Empresarios Agrupados, Ressulta Marketing Lab, Certificación y Servicios de Automoción, Nutrigenetics y Allinbyte. Por el contrario, las que llegaron fueron Dopami Desing, Engineering Tooling Project, Lohmann Breeders Spain, European Coordination Centre for Raptor Food, Fas Tech AB, Rucker Lypsa, Ramis Innovación, Big Data Engineering STA Services y Global Display.
Los principales sectores de actividad de las empresas instaldas en Boecillo tienen que ver con las tecnologías de la información y la comunicación, el químico-farmacéutico, los servicios de consultoría e ingeniería, el medioambiental y energético, la aeronáutica, automoción y electrónica, entre otros.
El centro de Telefónica I+D es uno de los ejemplos de empresas que aumentaron su plantilla el año pasado. Lo hizo para llegar a los 105 trabajadores. «En los dos últimos años hemos incrementado la plantilla con 30 ingenieros», asegura el director del centro, Antonio Ferreras. «A eso habría que añadir los empleados de otras jurídicas de Telefónica que trabajan en el centro, como Telefónica Soluciones, Telefónica Digital o TGIES, y empresas colaboradoras, con lo que actualmente en el centro se sobrepasan las 200 personas», añade.
Los proyectos en los que trabaja este centro están relacionados con el Big Data, la inteligencia artificial, las redes inteligentes, la ciberseguridad y las redes de alta velocidad. Como quiera que Telefónica requiere personal «altamente cualificado, fundamentalmente ingenieros de Informática y de Telecomunicaciones, no siempre es fácil encontrar el perfil que busca. «La ventaja competitiva de un centro como el de Telefónica I+D se basa en el talento de sus personas y es una pieza importante llegar los primeros al mercado del ‘reclutamiento’», dice Ferreras. Por eso colaboran en programas formativos y prácticas en empresas de diferentes universidades de la Comunidad.
Otra de las empresas que siguió la tendencia general de aumento de trabajadores fue GMV. «El crecimiento de la plantilla en nuestra sede de Boecillo en 2018 fue del10 por ciento, debido, sobre todo, a la adjudicación de dos proyectos, uno para Baleares y otro para Pamplona», señalan desde la compañía. El primero tiene que ver con suministro, instalación, integración, puesta en marcha y mantenimiento del sistema de ayuda a la explotación e información, el de comunicación y el de venta y validación embarcado en los autobuses del transporte urbano comarcal de Pamplona. El segundo está relacionado con el despliegue de un nuevo sistema de billetaje para el Consorcio de Transportes de Mallorca, «integrado y multimodal», que cubre las islas de Mallorca, Menorca, Ibiza y Formentera.
Y todo hace indicar que el aumento de plantilla todavía no ha finalizado en GMV, puesto que el año pasado finalizó con 20 vacantes sin cubrir. «A día de hoy seguimos buscando talento en la región», señalan las mismas fuentes.