Un 'casco inteligente' para comunicar

SPC
-

El proyecto pionero 'Spellbrain' desarrollado por Aspace Salamanca dota de autonomía a las personas con parálisis cerebral para que se puedan comunicar y expresar

La logopeda de Aspace Salamanca, Olimpia Fernández, y Rosana, que lleva el casco que desarrolla el proyecto. - Foto: David Arranz (Ical)

Algo tan sencillo como elegir el pincho en un bar o poner su canción favorita para las personas con dificultades motoras o cognitivas en las que no hay lenguaje oral se convierte en numerosas ocasiones en un acto inalcanzable. La necesidad de una persona continuamente a su lado para poder realizar actividades tan básicas como ésas, resta autonomía. Por ello, Aspace Salamanca, en coordinación con el Grupo de Ingeniería Biomédica de la Universidad de Valladolid y la Fundación Vodafone, ha puesto en marcha un proyecto pionero para que estas personas puedan elegir por sí mismas, expresar sus gustos o necesidades. Con la ayuda de un casco inalámbrico y una tablet, ‘Spellbrain’ permite «comunicar y aprender». Se trata de una herramienta pionera en este ámbito que ofrece mayor grado de autonomía.
Varios usuarios del Centro de Aspace Salamanca han probado ya este recurso y como señala el coordinador de centros, Juan José García, «las primeras pruebas ya están hechas y ha funcionado con mucho éxito», sobre todo en la población adulta, porque «entiende rápidamente cuál es el sentido de la tarea y sus niveles de atención son más largos». Sin embargo, explican que con niños «hay cierta dificultad asociada», en ese sentido, los tiempos de atención a la tarea son más cortos, además puede tener una mayor dificultad de la comprensión, según informa Ical.
Sin embargo, las partes implicadas, tanto los investigadores como los financiadores y trabajadores, se muestran optimistas. A partir de septiembre esperan poder utilizarlo como una herramienta de trabajo más en los usuarios con lo que «el éxito está asegurado» incluso en algunos de ellos, «desde el minuto cero», de manera que lo que consideran ‘el pilotaje básico’, «ha funcionado bien».

Herramienta pionera. Con ‘Spellbrain’ quieren ofrecer una nueva herramienta que permita comunicarse, expresar sus necesidades y deseos sin recurrir o depender de un adulto para cosas y tareas tan básicas como «acudir al bar y ser yo el protagonista que pide el pincho», señala el coordinador de Aspace.
El casco funciona como un electroencefalograma, en ese sentido, Juan José García explica que toda actividad cerebral emite una señal que es calibrada, la transforman en unos potenciales y sirve para introducir cambios, que a su vez se han generado. Con sonrisas en sus rostros, sueñan con que algún día «cada persona pueda tener el suyo». De momento el coste del producto es muy alto, ya que el casco, que viene desde Austria, ronda los 5.000 euros. Desde este centro salmantino aseguran que «esta tecnología es inasumible para una familia normal con un hijo con discapacidad», por lo que a su juicio no se puede pedir un esfuerzo tan grande «si no hay una certeza absoluta de que la herramienta no tiene ningún fallo». Además, se entiende que podrá beneficiar a otros colectivos similares, como por ejemplo a las personas con esclerosis o dificultades motoras, gracias a la cual podrán expresar sus necesidades.
Esta herramienta es ‘pionera’, pues «no existe en la literatura científica ningún sistema de estas características», comenta el coordinador de Aspace. Hay sistemas de ‘Brain Computer Interface’ (BCI), pero hasta ahora «no existía nada para trabajar con parálisis cerebral y encefalopatías afines». García destaca que el proyecto ha sido posible gracias a la implicación de los investigadores del equipo de Ingeniería Biomédica de la Universidad de Valladolid, a Aspace y también a los financiadores, como la Fundación Vodafone, quien se ha encargado de poner el dinero para que «este proyecto deje de ser un sueño y se convierta en una realidad».