Irán anuncia la incautación de un petrolero británico

Europa Press
-

Londres asegura haber perdido el contacto con el buque 'Stena Impero', confiscado por Teherán por presunta violación del Derecho Internacional marítimo

Irán anuncia la incautación de un petrolero británico - Foto: PTV HANDOUT

La Guardia Revolucionaria de Irán ha informado este viernes de la captura de un petrolero británico en el estrecho de Ormuz por una presunta violación del Derecho Internacional que no ha precisado, en el marco de la escalada de tensión entre ambos países y, en general, en la región. 
Se trata del Stena Impero, que ha sido confiscado "a petición de la Organización Marítima y de Puertos de Hormozgán cuando atravesaba el estrecho de Ormuz por no respectar las normas marítimas del Derecho Internacional", según un comunicado de la Guardia Revolucionaria recogido por la cadena estatal Press TV. 
Stena Bulk y Northern Marine Management, propietaria y gestora del Stena Impero, han confirmado que el buque británico ha sido interceptado en torno a las 16,00 de este viernes por "pequeños barcos y un helicóptero" mientras navegaba por aguas internacionales en el estrecho de Ormuz. "Somos incapaces de contactar con la embarcación, que ahora mismo se dirige hacia Irán", han dicho en un comunicado. 
Las empresas han detallado que en el barco viajan 23 tripulantes. "No se ha informado sobre heridos", han asegurado, subrayando que la seguridad de las personas a bordo es su "principal preocupación". Además, han indicado que están en "estrecho contacto" con las autoridades británicas.
Un portavoz del Ministerio de Defensa de Reino Unido ha confirmado a Reuters que el Gobierno está buscando información sobre el incidente en Ormuz. De momento, se desconoce si este incidente está relacionado con el del jueves, cuando la Guardia Revolucionaria informó de que había interceptado un petrolero extranjero en el golfo Pérsico por presunto contrabando de combustible.

 

TENSIÓN BILATERAL 

El pasado 4 de julio, un destacamento de los Marines británicos apresó el superpetrolero Grace 1, contratado por Irán, cuando navegaba cerca de Gibraltar ante la sospecha de que trasladaba un cargamento de crudo con destino a una refinería de Siria, lo que supondría un incumplimiento de las sanciones impuestas por la Unión Europea contra el Gobierno que preside Bashar al Assad. 
Desde entonces, el Grace 1 permanece bajo custodia de las autoridades británicas en Gibraltar. La República Islámica ha pedido insistentemente a Reino Unido la liberación del superpetrolero y ha advertido de que adoptará represalias contra los británicos y los estadounidenses por esta acción. 
Estos incidentes se enmarcan en la escalada de tensión en el Golfo con motivo del primer aniversario de la retirada de Estados Unidos del acuerdo nuclear. Irán ha comenzado a incumplir gradualmente los compromisos adquiridos en este tratado internacional, volviendo al enriquecimiento de uranio, aunque lejos de los niveles necesarios para fabricar un arma atómica.