Abandonar no es la opción

David Alonso
-
Un grupo de universitarios a las puertas de una facultad de la Universidad de Burgos (UBU) - Foto: Patricia González

Las universidades públicas de la región son las segundas de España que presentan una menor tasa de abandono de los estudios, y solo 13 de cada 100 decide dejar su grado después de haberlo iniciado, un 10% menos que la media estatal

Ochenta y siete de cada cien universitarios de Castilla y León se termina graduando en los estudios que ha iniciado. O lo que es lo mismo, el trece por ciento de los más de 55.000 alumnos que pueblan alguna de las cuatro universidades públicas de la Comunidad abandona sus carreras antes de terminarlas. Una cifra que sitúa a la región como la segunda de España con menor tasa de abandono, solo por detrás de Cantabria (10,5%) y casi un 10 por ciento menos que la media estatal, donde dos de cada diez deciden que los estudios elegidos no son los correctos. Unos datos que se extraen del último estudio de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (Crue), titulado ‘La Universidad Española en Cifras’, presentado recientemente, y en el que sitúa a la Comunidad a la cabeza del país en cuanto a éxito en la elección de los estudios. 
Una situación que para la Directora General de Universidades e Investigación de la Junta de Castilla y León,Pilar Garcés, es «toda una buena noticia» que sirve para evidenciar que «los castellanos y leoneses siguen y consiguen los grados elegidos». «Tenemos la ventaja de que sumando todas las universidades públicas de la Comunidad, los alumnos pueden escoger entre casi todas las carreras disponibles, lo que lleva a nuestros jóvenes a poder pensar y decidir bien que quieren hacer», apunta Garcés, que igualmente señala la «gran labor de promoción» que hacen los centros de sus estudios en las distintas jornadas de puertas abiertas.
Sin embargo, existen fuertes distorsiones en el abandono en función de la rama elegida. Mientras que los estudiantes de Ciencias de la Salud son los más ‘fieles’ a sus carreras y solo el 8,8% las abandona antes de aprobarlas, en el caso de las ingenierias y Arquitectura, la ratio se dispara hasta el 21,2 por ciento, casi 10 puntos más que la media regional. «La rama de la Salud es mucho más vocacional, mientras que las carreras técnicas pueden no ser lo que un alumno espera encontrarse», valora Garcés.
El estudio de la Crue también analiza otras variables de los estudios universitarios referenciados al curso 2016/2017, y ubica a la Comunidad como la cuarta de España en mejor rendimiento académico. Así, de los casi tres millones de créditos en los que se matricularon los estudiantes de Castilla y León, se aprobaron más 2,4 millones, lo que deja una tasa de rendimiento del 79,6 por ciento, un punto por encima de la media nacional. Este índice supera a la media regional en las ramas de Ciencias Sociales y Jurídicas (81,5%) y Ciencias de la Salud (89,4%) mientras baja en los grados de Ingeniería y Arquitectura (68,8%) y Ciencias (74,7%) y se mantiene igual en Artes y Humanidades (79,5%).
Por el contrario, la tasa de éxito,  que mide un indicador que mide los créditos aprobados sobre el total de alumnos, la región se encuentra por debajo de la media nacional, con una ratio del 86,5%. «Esto quiere decir que nuestras universidades son más exigentes que la media y son buenas formando», concluye la directora general.
En total, cinco de cada diez universitarios de los centros públicos autonómicos termina sus estudios en el tiempo previsto, lo que supone siete puntos más que la media nacional (49,2 por ciento).