La Diputación guarda 1,2 millones hasta poder invertirlos

R.G.R
-
La Diputación guarda 1,2 millones hasta poder invertirlos - Foto: Jonathan Tajes

La institución cierra 2018 con un superávit de 5,2 millones y mantiene la previsión de invertir 1,2 en mejora de carreteras y parques de bomberos a la espera del visto bueno del Gobierno

A la expectativa. Así están los responsables del departamento de Hacienda de la Diputación de Valladolid una vez que se llevó al pleno del pasado viernes la liquidación perteneciente al ejercicio 2018. El año económico se cerró con un superávit de 5.248.214,58 euros, pero desde el equipo de Gobierno son conscientes de que no podrán destinar esta cuantía a Inversiones Financieramente Sostenibles hasta que no haya Presupuestos Generales del Estado o el Ejecutivo apruebe un decreto ley que permita a las administraciones locales destinar este montante a gasto.   
El diputado de Hacienda, Agapito Hernández, explicó que todas las administraciones locales están en la misma situación y que desde la institución provincial no se adoptará ninguna decisión hasta conocer qué hará el Gobierno. «No tenemos más remedio porque es lo que marca la legislación». 
Las previsiones que se han hecho desde el servicio de intervención se basan en que se puedan destinar 1,2 millones de euros a Inversiones Financieramente Sostenibles una vez que el Gobierno apruebe el real decreto que lo permita, o después de las elecciones del 28 de abril el Gobierno emergente de las urnas apruebe unos presupuestos generales para el ejercicio 2019.
El equipo de Gobierno aún no ha decidido el destino de este montante, aunque baraja un plan de mejora de carreteras y la compra de dotaciones para bomberos. El año pasado la primera opción de gasto fue Meseta Sport, donde en un principio se destinaron 1,5 millones de euros, aunque finalmente no se gastaron en el parque de ocio debido a que los grupos de la oposición llevaron el proyecto a la Fiscalía y el presidente, Jesús Julio Carnero, tomó la decisión de retirar la partida.
Finalmente, este dinero que estaba destinado a Meseta Sport se ha gastado en la adquisición de nuevas dotaciones de bomberos y la red de carreteras provincial. En concreto, se ha reforzado el firme de 13,5 kilómetros de vías y se ha adquirido un nuevo camión para el servicio de Protección Civil
Actualmente, el complejo deportivo se encuentra paralizado y no se está llevando a cabo ninguna actuación al no haber partida presupuestaria. 
Ya en el mes de enero, el Grupo Provincial de Ciudadanos en la Diputación solicitó en Pleno que el superávit de la institución se dirija a accesibilidad en municipios, es decir, a la eliminación de barreras arquitectónicas para mejorar la accesibilidad de la provincia. Su portavoz, Pilar Vicente, indicó que «solo existe una subvención para mejorar la accesibilidad de los edificios de titularidad municipal, pero no de las calles u otros espacios de los pueblos». 
Castillo de fuensaldaña. El año anterior?, la institución cerró el balance del ejercicio 2017 con un supéravit de 9.037.761,32 euros  y en aquella ocasión se destinaron a inversiones financieramente sostenibles 2.362.689 euros, que fueron a parar a la red de carreteras provincial y a completar las obras necesarias que se llevaron a cabo para el Castillo de Fuensaldaña. 
No obstante y a la espera de que puedan llegar noticias desde Madrid, la institución ya ha decidido destinar 1,8 millones de euros para la amortización de los préstamos con entidades financieras. «Eso sí que lo podemos hacer porque este dinero sale del remanente de tesorería con el que contamos», destacó Hernández. 
La institución contará con un remanente de tesorería para gastos generales de 15.003.666 euros, con un remanente neto de 7.284.224. Una vez aprobada la liquidación, la Diputación cuenta con un ratio de deuda del 13,7 por ciento sobre recursos ordinarios. La evolución de los últimos ocho años, partiendo en 2011 de una ratio de deuda del 86%.