Verano estable y temperaturas altas

eldiadevalladolid.com
-
Playa de Las Moreras de Valladolid. - Foto: El Día

La Aemet vaticina valores por encima de la media. La primavera ha sido fría en Valladolid, con un mes de abril especialmente lluvioso

El verano en Valladolid se prevé con precipitaciones normales y temperaturas por encima de los valores medios, de entre medio y un grado superior a lo normal. Es más, el mercurio de los termómetros podría llegar a alcanzar a finales de este mes, en concreto los próximos días 28 y 29, registros de entre 37 y 38 grados centígrados.

El delegado y el jefe del Grupo de Predicción y Vigilancia de la Agencia Estatal de Meteorología en Castilla y León, José Pablo Ortiz de Galisteo y Juan Pablo Álvarez, respectivamente, confirmaron ayer este extremo para que los ciudadanos se preparen a soportar durante los dos días citados temperaturas «tropicales y agobiantes», mientras que en el conjunto de esos tres meses estivales se esperan valores de entre medio y un grado superior a los típicos de esas fechas, según recogió la agencia Europa Press.

Ambos técnicos, junto con el delegado del Gobierno, Ramiro Ruiz Medrano, además de realizar una predicción estacional del trimestre de verano en Castilla y León, que comenzó a las 1.09 minutos de anoche y concluye en septiembre, hicieron un balance de la primavera, entre los meses de marzo y mayo, periodo «entre cálido y muy calido» en el que, como dijeron, se han registrado precipitaciones normales pero temperaturas superiores a las normales, de 10,7 grados de media, es decir, 0,8 décimas por encima de los valores normales.

EVOLUCIÓN DE LA PRIMAVERA
Marzo se caracterizó por temperaturas medidas en valores superiores a los normales, debido fundamentalmente a los alcanzados en las máximas, que fueron muy superiores a lo normal en todos los observatorios de la región. Sin embargo, en las mínimas hubo mucha disparidad, pues fueron muy inferiores lo normal en Burgos, Salamanca, Soria y Zamora; inferiores a lo normal en León; normal en Ponferrada, Segovia y Valladolid, y superior a lo normal en Ávila.

Abril, por su parte, fue frío debido al carácter de las temperaturas máximas, muy inferiores a lo normal en todas las provincias, excepto en Ávila. Así, fue un mes frío en Burgos, Ponferrada, Salamanca, Segovia y Zamora; muy frío en Valladolid y Soria, y normal en Ávila. Las mínimas, en cambio, fueron normales en todos los observatorios, excepto en Salamanca, donde fueron superiores, y en Segovia, donde fueron inferiores a lo normal. Por contra, mayo fue muy cálido en cuanto a temperaturas medias en todos los observatorios, destacando los valores registrados en Valladolid. Es más, mayo estuvo caracterizado por grandes oscilaciones térmicas, sobre todo en las temperaturas máximas, con valores medios de entre los 13 y los 32 grados.

Por lo que respecta a las precipitaciones, los distintos observatorios repartidos en la región han calificado de normal la primavera, en la que se contabilizaron 133 litros de media, un 4% por encima de lo normal (128 litros), con la particularidad de que en marzo las lluvias no llegaron al 50% de lo esperado y, en cambio, en abril alcanzaron entre el 150 y 200%, de forma especial en Salamanca, con un total de 111 litros por metro cuadrado, sólo superado en el año 1946.

Por su parte, en Valladolid se registraron en abril 94 litros por metro cuadrado, el tercer valor más alto de los últimos 41 años, tras 1988 y 1971. Pese a ello, el delegado de la Aemet en Castilla y León, en relación al balance hídrico de 2012, vaticina que este ejercicio cerrará tanto en la Comunidad como en el conjunto del país con un déficit de un 35% de precipitaciones.