Oficinas asépticas para el regreso

R.G.R
-

Las empresas tecnológicas con grandes oficinas han tomado medidas de prevención como mamparas, geles y cámaras corporales para preparar el regreso de sus empleados. El silencio impera en todos los departamentos

La cámara está situada a la entrada del edificio. - Foto: Wellington Dos Santos Pereira

Divisa IT es una empresa tecnológica que ocupa uno de los últimos edificios del Parque Tecnológico de Boecillo. Tiene unos 50 empleados. Se trata de un inmueble de grandes dimensiones con diferentes departamentos divididos en cuatro grandes bloques. Nada más pasar el umbral de la puerta, la recepcionista toma la temperatura a todos los visitantes. Todas las precauciones son pocas. La compañía ha realizado una inversión de unos 40.000 euros para que el regreso de la totalidad de sus trabajadores, que se producirá la semana que viene. Ahora, solo están doce. Han vuelto esta misma semana después de que el 13 de marzo la startup tomara la decisión de mandar a casa a toda su plantilla en teletrabajo. 
Las principales empresas cuyos trabajadores tiene su puesto en oficinas como Telefónica, Grupo Norte, Cartiff o muchas más han tomado medidas como la instalación de mamparas, la reordenación de las mesas, la señalización en las entradas para indicar que se debe llevar mascarilla para acceder a las instalaciones, la intensificación de las labores de limpieza y la señalización con cintas adhesivas para que los empleados mantengan las distancia de seguridad. «Estamos haciendo una reordenación de los despachos para el momento en que estén incorporados todos los trabajadores», indican desde Sociedad Cooperativa Agropecuaria (Acor). 
En Divisa, también se ha instalado una cámara de medición y un calibrador que ajusta «todavía más hasta las tres décimas» la temperatura corporal, lo que ofrece mayor seguridad para que no acceda nadie a las oficinas que pueda tener fiebre, uno de los síntomas más visibles de la covid-19. Unos pasos más adelante un bote de gel desinfectante recuerda a todos los visitantes la necesidad de lavarse las manos. Una cámara termográfica garantiza que todos tengan hasta la mascarilla puesta. No suenan los teléfonos tan habituales en la compañía y no se oye el transitar cotidiano de los empleados de mesa en mesa para comentar diversos aspectos del día a día. 
Se han instalado mamparas en todas las oficinas de Divisa IT. Se han instalado mamparas en todas las oficinas de Divisa IT. - Foto: Wellington Dos Santos PereiraSe ha modificado del registro de entrada y de salida para evitar contagios. Hasta hora se hacía de forma manual, con una clave personal. Ahora no. Se entregará una tarjeta a cada miembro de la plantilla para que no se necesario el contacto físico. Los carteles indicativos de la necesidad de evitar el contagio y de mantener las normas de prevención se dejan ver en casi todas las paredes. En el departamento comercial y de marketing ya trabajan cuatro personas. Se han instaurado las licencias informáticas necesarias para que se pueda acceder por control remoto a cualquier ordenador. «Es muy común que un compañero se levante para explicar cualquier cosa a otro y con esta medida tenemos la posibilidad de comunicarnos y entrar en otros ordenadores sin necesidad de estar juntos». 
La espaciosa sala de reuniones permanece vacía. Se han quitado la mitad de las sillas que rodeaban la inmensa mesa. Es necesario dejar más espacios. La puerta está abierta y bloqueada, como todas las del edificio. La escalera que conduce a la planta de arriba está perfectamente señalizada y se ha pedido a los trabajadores que no coinciden subiendo o bajando. Arriba, donde se concentra el grueso de la plantilla, todas las mesas están vacías. Han llegado las mamparas de metacrilato que separarán cada uno de los espacios. Las terminarán de colocar estos días para que todo este listo el lunes. De momento solo hay botes desinfectantes en cada uno de los puestos.
Este mismo viernes los trabajadores que aún no han vuelto pasarán un test serológico para conocer si tienen el virus o han pasado la enfermedad. Será el paso previo al regreso al trabajo de forma presencial, aunque aquellos empleados que necesiten conciliar podrán seguir en sus casas. Eso facilitará que existan mayores espacios en la oficina. La salida se hace por una puerta diferente a la entrada. Se evita por todos los medios el contacto físico entre empleados. Es muy importante. La empresa da servicio a hospitales y un poco contagio podría acarrear consecuencias para el sistema sanitario. Así será la vuelta, aséptica, limpia y con una nueva normalidad a la que habrá que acostumbrarse.


Más fotos:

Las escaleras están señalizadas.
Las escaleras están señalizadas. - Foto: Wellington Dos Santos Pereira
Cámara que mide la temperatura de todas las personas que entran en la oficina.
Cámara que mide la temperatura de todas las personas que entran en la oficina. - Foto: Wellington Dos Santos Pereira
Las salas tienen limitado el acceso.
Las salas tienen limitado el acceso. - Foto: Wellington Dos Santos Pereira
Las cámaras térmicas también han llegado a las oficinas.
Las cámaras térmicas también han llegado a las oficinas. - Foto: D.V.