Una promesa entre la bata y el cloro

SPC
-
Una promesa entre la bata y el cloro - Foto: Alejandro García

Muñoz, estudiante de Medicina, centra las esperanzas españolas

Lidón Muñoz es una de las grandes esperanzas de futuro de la natación española. Sin embargo, esta velocista del CN Sant Andreu, que acaba de disputar en Hangzhou (China) el primer campeonato del mundo de su carrera, es especial por algo más: compagina el deporte con los estudios de Medicina.
Ahora mismo, su nombre está en boca de todos los especialistas gracias a su rendimiento. Esta nadadora, todavía en progresión, consiguió siete medallas de oro en siete intentos en los campeonatos nacionales de piscina corta el pasado mes de noviembre y acaba de nadar dos semifinales mundiales en China. Su propósito en la cita internacional era «estar entre las 16 mejores» y, finalmente, consiguió competir en las semifinales de dos pruebas: los 50 metros libres, donde fue decimosexta, y los 100 estilos, prueba donde finalizó decimocuarta tras batir dos veces el récord de España.
Que Muñoz haya estado en una semifinal mundial en dos pruebas de velocidad es todo un hito para la natación nacional, ya que tradicionalmente España es una fábrica de fondistas.
La nadadora, no obstante, asegura que no se fija en poder ser un referente para el país, sino en igualarse «con las nadadoras de fuera». «Soy la novena de Europa, no soy excepcional. Si en ‘casa’ me ven e intentan reproducir lo que hago, perfecto, pero no me puedo cerrar a eso», recalca.
La ambición que demuestra Muñoz en la piscina también tiene su continuidad fuera de ella. Esta castellonense ha basado su carrera en decisiones valientes, como cuando a los 14 años dejó su casa para entrenarse en el Centro de Alto Rendimiento (CAR) de Sant Cugat, que, años más tarde, abandonaría, para enrolarse en el CN Sant Andreu.
Todo sin dejar de lado sus estudios de Medicina,  que para ella no son solo una vía de futuro, sino también una ayuda para el presente. «Estudiar y entrenar a la vez me viene bien, porque la universidad me facilita la desconexión», enfatiza la valenciana.