Segunda derrota liguera

D.V.
-
Segunda derrota liguera - Foto: JCR

El VRAC Quesos Entrepinares juega con fuego y cae derrotado ante el Barcelona (22-37) en Pepe Rojo, quedando muy cerca de la eliminación copera

El VRAC sumó su segunda derrota consecutiva en la Liga Heineken. Esta vez en Pepe Rojo y ante el Barcelona, lo que le deja muy cerca de quedar eliminado de la Copa. Con la emotividad del homenaje a José Ángel Hermosilla y con Ignacio Guerra debutando como titular en la División de Honor, el partido acumuló en la previa motivos suficientes para estar en Pepe Rojo. A ello se sumó desde los primeros compases la ambición y competitividad de un Barcelona que no especuló y fue a por todas desde el pitido inicial.

Aunque los de Diego Merino se adelantaron con un ensayo de Pablo Gil (transformado por Gass), Bautista Guemes puso pronto el 7-3. El partido se atascó ante las imprecisiones de ambos conjuntos. El encuentro, sin un dominador claro, estaba llamado a romperse si el VRAC conseguía otra marca o a apretarse si los catalanes lograban volver a sumar. Y ocurrió lo segundo. Lo que hizo reaccionar a los pucelanos, que con dos marcas se fueron al descanso por delante (19-13).

El segundo acto no comenzó muy diferente al primero, con el Barça buscando hacer daño sobre la línea de marca. El VRAC resistió pese a que los barceloneses llegaron a cantar el ensayo en varias ocasiones. Y, vía Griffiths, logró otros tres puntos que colocaban un 22-13 poco convincente. Menos lo sería cuando Baptiste Bougeard premiaba el trabajo de los visitantes con un nuevo ensayo que suponía el 22-18. El fallo de Guemes en la transformación fue un alivio para la afición quesera que se daba cita en Pepe Rojo, pero lo peor estaba por llegar.

Inoperante, el VRAC no pasaba del centro del campo y el Barcelona comenzó a creérselo. Baptiste Bougeard llevó el partido al 22-18 con un ensayo en el minuto 54. Una marca que hizo perder los papeles el VRAC. Dos amonestaciones en seis minutos, de Alberto Blanco y de Peisi, lo complicaron todo un poco más. El Quesos se quedó con 13 jugadores y el Barça amplió la herida con un riguroso ensayo de castigo y otro de Guemes que con 22-30 a falta de 11 minutos lo ponía casi imposible. Cuando el VRAC estaba a punto de recuperar la igualdad numérica, otra amarilla, esta vez a Chris Eaton. Ni verse contra las cuerdas espoleó al Quesos, que murió de la peor forma posible: en su propio campo y con un último ensayo de Julián Gómez que hizo estallar de alegría a los suyos.

Dos derrotas consecutivas en una semana, más que en toda la temporada anterior, y casi eliminados de la Copa del Rey.