Las mil víctimas 'invisibles' del asfalto

A.G.M.
-

Las estadísticas oficiales de Tráfico se centran en el resultado de los accidentes con fallecidos, pero en el análisis en profundidad de la siniestralidad en Valladolid también aparece cada año un millar de heridos que no llega a ir a un hospital

¿Cuántas víctimas deja la carretera cada año? ¿Veinte, cincuenta, cien, quinientas...? ¿Mil? Las estadísticas gruesas suelen estar vinculadas al resultado de los accidentes más graves, aquellos en los que alguna persona se deja la vida, cuando, en realidad, son muchos más los que dejan un reguero de heridos que, sin llegar a pasar por un hospital, sí engrosan la otra estadística de la DGT, una más profunda y en la que los responsables de Tráfico tienen también en cuenta no lo ocurrido en el momento inmediatamente posterior al accidente, sino en las 24 horas posteriores. Estos son unos números que desvelan que en Valladolid cada año hay más de mil víctimas de la carretera. Mil.
Los últimos datos de un año completo se corresponden con el análisis de 2017, puesto que de 2018 todavía se está pendiente de recopilar todas las cifras relativas al último trimestre. En cualquier caso, por la información a la que ha tenido acceso El Día de Valladolid en fuentes del Ministerio delInterior, todo apunta a que se va a repetir la tendencia de los últimos años y se cerrará con más de un millar de víctimas del asfalto.
Así, durante los nueve primeros meses del recién despedido año hay anotados 656 accidentes con fallecidos o heridos, en los que murieron 15 personas (finalmente fueron 23, ese dato ya es público), 65 resultaron heridos y tuvieron que ser hospitalizados y los otros 802 sufrieron otro tipo de lesiones más leves, que no requirieron ni ingreso ni ninguna intervención quirúrgica.
Las 882 víctimas de esos tres primeros trimestres de 2018 son ya más que las que se anotaban al principio de la actual década (777 en 2010 y 849 en 2011) y se irán con toda seguridad hacia la franja de ese millar de víctimas que se viene repitiendo y que, con unos altibajos mínimos, ha ido in crescendo, fundamentalmente en ese desconocido apartado de heridos no hospitalizados; los ‘invisibles’.
Fue en 2017 cuando se alcanzó el dato récord hasta la fecha de víctimas del asfalto vallisoletano: 1.297. De ellos, 27 murieron, 116 terminaron hospitalizados y 1.154 fueron de esos lesionados que no llegaron a ingresar en un hospital, pero que también cuentan en este análisis de la siniestralidad en el que la DGT estudia los resultados de los accidentes a 24 horas.
El reparto por escenarios que se dio en 2017 es prácticamente el mismo de 2018. Así, seis de cada diez accidentes se concentran en zona urbana, en el caso de esta provincia, fundamentalmente en Valladolid capital, de tal modo que 563 de los 963 siniestros que hay contabilizados en el citado estudio ocurrieron en una calle. Es ahí en las vías urbanas donde, además, se concentra más de la mitad de esos heridos no hospitalizados, lo que dispara la cifra de víctimas hasta las 727.
Obviamente, a medida que las velocidades se incrementan los accidentes se agravan y dejan más heridos hospitalizados y también más muertos. Así, frene a los ocho que se dejaron la vida en las calles en 2017 y uno en una travesía, están los 18 que circulaban por autovía (ocho) o carretera convencional (diez) para un montante total de 352 siniestros (147 y 205, en cada tipo de vía, respectivamente), con 553 víctimas (249 y 304).
Respecto a la tipología de los siniestros en una y otra zona, tres de cada cuatro de los que se registran en autovía son salidas de vía (60) o colisiones traseras y múltiples (54), mientras que de los más doscientos que se produjeron en una carretera de doble sentido, cincuenta fueron choques laterales y más de cien, también, salidas de vía. En cambio, en territorio urbano, la casuística se centra en tres tipos de siniestro, básicamente: 185 (de 563 casos) fueron colisiones frontolaterales o laterales; 135, choques múltiples o por detrás; y 116, atropellos a peatones, algo que, aunque pueda sorprender, también pasó en tres ocasiones en autovía en 2017.