El protocolo sanitario obliga a muchos pueblos a no abrir

R.G.R
-

Goteo de ayuntamientos que deciden suspender la temporada de verano ante «la imposibilidad» de acatar todas las premisas establecidas por Sanidad para la apertura de las instalaciones dos meses

El alcalde de Pollos, Javier García, no abrirá las piscinas. - Foto: Jonathan Tajes

Son muchos los ayuntamientos que han decidido poner punto y final a la temporada de verano incluso antes de que dé comienzo. Los alcaldes han mantenido reuniones a lo largo de toda la semana y un buen número de ellos se han decantado por cerrar las instalaciones y no abrir este servicio en todo el verano. Entienden que las condiciones aprobadas por el Gobierno imposibilitan su apertura debido a dos factores fundamentales. El primero es el elevado coste que supone fijar todas las medidas, mientras que el segundo se basa en la limitación del aforo, lo que obliga a elegir entre unos vecinos y otros. 
Municipios como Portillo, Tudela de Duero, Castronuño, Serrada, La Seca, Villaverde de Medina, Torrecilla de la Abadesa..., entre otros muchos, se decantan por cerrar las instalaciones al menos hasta el verano de 2021. Pollos fue el primer municipio en tomar la decisión en pleno. Su alcalde, Javier García, explica que en verano el pueblo casi llega a los 1.600 habitantes y eso hace que muchos se tendrían que quedar fuera de las piscinas. «Hay unos 200 mayores de 80 años en el pueblo y no podemos descuidarnos. Es mejor prevenir». La elección del cierre se llevó a cabo por unanimidad de todo el pleno.  ?
Lo mismo ocurrió en Castronuño, donde también se ha decidido por parte de todos los concejales que las instalaciones permanezcan cerradas. «Cumplir con el protocolo que ha implantado el Ministerio resulta prácticamente imposible para los municipios pequeños», destaca el regidor. 
La alcaldesa de Torrecilla de la Abadesa, María Sanz, también ha tomado la decisión de no abrir las dependencias. «Para nosotros es inviable tener abiertos los vestuarios o que entre toalla y toalla haya al menos dos metros de separación. Es algo que por coste no podemos asumir». 
Algunos alcaldes aún están indecisos y no han tomado aún la decisión. Es el caso, por ejemplo, del regidor de Santovenia de Pisuerga, Bernardo Canedo, indicó que será la próxima semana cuando se tome la decisión por parte de todos los concejales de la corporación.