Portugal conquista en casa la primera Liga de Naciones

Europa Press
-
Portugal conquista en casa la primera Liga de Naciones - Foto: RAFAEL MARCHANTE

Un gol de Guedes estrena el palmarés del torneo en favor de los 'tugas' contra Holanda (1-0)

La selección de Portugal ha conquistado este domingo la primera edición de la Liga de Naciones, gracias a una escueta victoria por 1-0 sobre Países Bajos y cuyo gol ha llevado la firma del mediapunta valencianista Gonçalo Guedes. 
En el estadio Do Dragão, los tugas aprovecharon su condición de anfitriones para estrenar el palmarés de este novedoso torneo de la UEFA. Sin embargo, el conjunto portugués sufrió para abrir el marcador y aún más para salvaguardar su ventaja, ya que su rival apretó y puso en apuros al guardameta Rui Patrício. 
Más por vergüenza torera que por otra cosa, Países Bajos se metió al final en el área contraria y arriesgó a que los locales sentenciaran al contragolpe. Y para eso estaba Cristiano Ronaldo pendiente, sin mostrar demasiada puntería durante todo el partido aunque siempre dispuesto a mojar
Esa versión deslucida de Cristiano Ronaldo fue, en general, la tónica de ambos equipos. Fue Portugal quien atacó con algo más de ímpetu en la primera mitad, con el centrocampista Bruno Fernandes poniendo en aprietos a la media hora al portero rival Jasper Cillessen. 
El todavía jugador culé despejó el tiro lejano y luego otro de inmediato que había sido obra de CR7, aunque dicha jugada estaba ya anulada por fuera de juego del exdelantero madridista. El cronómetro avanzaba y ninguno de los contendientes generó peligro real antes del descanso, tras el cual llegó el tanto definitivo de Guedes. 

 

Gol solitario

El del Valencia, a punto de cumplirse el minuto 60, acompañó un ataque raudo de Bernardo Silva; y el del Manchester City, al ver bien perfilado a su compañero en la frontal del área, le cedió el balón por abajo para que el 7 valencianista enganchara un zapatazo a media altura y que dobló la manopla de Cillessen hasta entrar en el fondo de las mallas pegado al poste. 
Los neerlandeses reaccionaron de manera deslavazada, sabedores de su calidad técnica pero evidenciando fallos de táctica y además dosificando peor el cansancio en sus piernas. Rui Patrício impidió cualquier conato de remontada y la selección portuguesa se adjudicó el trofeo de campeona, segundo en los últimos tres años tras haber conquistado la Eurocopa del 2016 por tierras francesas.