La banda del BMW vuelve a casa

A. G. Mozo
-

Los dos asaltos en Arroyo en 24 horas vuelven a poner en el punto de mira a estos ladrones que llevaban más de un mes sin actuar en Valladolid, atacando negocios de Zamora y León

BMW quemado en octubre en la zona sur de Valladolid. - Foto: @BomberosVLL

La banda del BMW ha vuelto con su violento sello intacto. Nunca se había ido, pero sí se había alejado de Valladolid huyendo de la presión de la Guardia Civil, que acabó hace poco más de un mes con una de sus principales bases de operaciones, un garaje comunitario en desuso en pleno corazón de la barriada de La Gavilla, en Huerta del Rey. En aquella semana del 21 de octubre, sintieron tan cerca el aliento de los investigadores de la Comandancia de Valladolid que decidieron huir hacia otros territorios. En esos días, los agentes llegaron a recuperar ocho vehículos robados, algunos después de perseguir a los ladrones y otros en aquel siniestro garaje.
No hubo detenciones, pero sí se llevaron un contundente aviso. Y se esfumaron de Valladolid hasta que la madrugada del pasado 2 de diciembre irrumpieron a mazazos en el Telepizza de Arroyo, en la calle Severo Ochoa (zona de Las Lomas), y se llevaron, literalmente, la caja fuerte tras arrancarla de la pared del local. Eran las seis de la mañana, 20 horas después, sobre las dos de la madrugada del martes, volvían a aparecer en Arroyo, a poco más de dos kilómetros al norte, esta vez en el núcleo de La Flecha para, otra vez a mazazos, reventar la puerta de una tienda de informática de la calle Los Picones, en InfoArroyo, y huir en un BMW que después fue quemado junto al río.
De ello han dado buena cuenta en las provincias de Zamora y León, a donde se ‘mudó’ la banda tras aquel golpe de la Guardia Civil de finales de octubre. A su nombre hay un asalto, frustrado por la aparición de la vigilancia privada, al centro comercial Valderaduey; un robo en un bar de Benavente, con un par de coches (Seat León) sustraídos en Zamora y con los que incluso se saltaron un control policial; un asalto a una nave de Palencia que también lleva su sello y de la que se llevaron la caja fuerte y un lote de jamones; y ya en la provincia de León, media docena de robos en cuatro bares, una farmacia y una gasolinera de las localidades de Ponferrada y Camponaraya, con unos Seat León robados, eso sí, en la capital.
En la mañana del miércoles fue hallado un Seat León en el Canal del Duero (estaba todavía con el motor encendido) que había sido robado esa misma noche en un garaje de un bloque de pisos del barrio de  San Pedro Regalado, tras reventar cuarenta trasteros, algo que, pese a la coincidencia con el modelo ha quedado ya descartado que llevase la rúbrica de la banda del BMW.