El puente que no pudo ser

M.Rodríguez / M. Belver
-

El proyecto inicial de ampliación de Puente Jardín apostaba por la construcción de un viaducto sobre el Canal, que no permitió el Ministerio de Cultura y la CHD

El puente que no pudo ser - Foto: Jonathan Tajes

El proyecto original de la ampliación de Puente Jardín, iniciado en 2004 y aprobado en 2005, contemplaba la construcción de un puente rodado sobre el Canal de Castilla, como continuación de la nueva ruta generada con la apertura del Puente de Santa Teresa. Esta infraestructura, que enlazaría la calle del Brezo con Parva de la Ría, se planteaba para mejorar la movilidad entre La Rondilla, La Victoria y El Berrocal.
Esta propuesta recibió informes negativos de la Dirección General de Bellas Artes del Ministerio de Cultura y de la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) en julio de 2015, pero se presentó un nuevo proyecto en 2016, donde se pretendía cumplir las exigencias del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) y las exigencias de Cultura y la CHD. Pero la protección que implica que el canal sea Bien de Interés Cultural (BIC), con categoría de conjunto histórico, y las derivadas del Plan Regional de Castilla dieron al traste con esta nueva infraestructura. De hecho, desde Cultura se criticó que el diseño que presentaron los propietarios de los terrenos del sector 5 no era el «acorde» con el entorno del Canal y obligaría a los usuarios de esta senda verde a desviarse de su camino habitual. Además, se apunta un proyecto, que ya se ha incluido en la revisión del PGOU, de acondicionar como cinturón verde toda la margen del Canal que discurre en paralelo a la nueva urbanización para ampliar Puente Jardín. 
Por contra, sí que se da el visto bueno a la propuesta de construcción de una pasarela peatonal, aunque finalmente serán dos porque el proyecto de puente mutó en pasarela para adaptarse a las exigencias urbanísticas. En este caso se exige que se respeten los caminos de sirga del Canal.


Pasarelas peatonales. Así que el nuevo PGOU sí que incluye esas dos pasarelas peatonales en este sector sobre el Canal de Castilla. De hecho, específica que en el sector S.APP.01, que se está urbanizando, se «debe ejecutar a su cargo» dos nuevas pasarelas peatonales sobre el canal. Además, se pretende que esta zona forme parte de un nuevo gran recorrido peatonal, aprovechando el Canal de Castilla como infraestructura de gran calidad ambiental y que permite articular diferentes espacios libres y de conexión.
El documento urbanístico refleja la creación de este itinerario peatonal y ciclista desde el Canal hasta Fuente Berrocal, aprovechando una de las pasarelas que se debe construirá en el Sector 5 ‘Carretera de Burgos’, y la mejora y recuperación del Arroyo del Berrocal como eje de conexión, complementando la obra de mejora del camino de sirga que se ha realizado a finales de año. «Las actuaciones sobre el Canal de Castilla permitirán el enlace con el municipio de Cabezón», se apunta desde la Concejalía de Planeamiento y Vivienda.
Este paseo bautizado como del Norte utiliza como eje fundamental el Canal de Castilla para aprovechar esta infraestructura de gran calidad ambiental. Según el nuevo planeamiento, desde la dársena el itinerario irá por el antiguo recorrido del tren burra hasta su enlace con el camino ya urbanizado en Zaratán. El Ayuntamiento entiende que el Canal permite articular estos espacios libres y conectarlos. Se quiere potenciar el Parque de Fuente el Sol, como ya se hizo en su día con el Parque de Las Contiendas, además de crear un itinerario peatonal y ciclista desde el Canal hasta Fuente Berrocal, aprovechando las nuevas pasarelas y la mejora y recuperación del Arroyo del Berrocal.
Esta apuesta por la movilidad peatonal y ciclista es una de las bases de la revisión del PGOU, que se ha aplicado en la ampliación de Puente Jardín, se ejecutará en otras zonas de la ciudad con serie de itinerarios verdes o corredores ambientales, donde cobran especial protagonismo tres nuevos grandes paseos y una ruta por el patrimonio arqueológico local.
De hecho, otro itinerario que se propone en el nuevo PGOU sigue el trazado de la Ronda Interior Norte y Este hasta encontrarse y continuar por el Canal del Duero, desde la Avenida de Soria hasta Tudela de Duero. Este itinerario transcurrirá por varios parques previstos y algunos ya existentes (Tomillo, parque de las Flores, franja verde como fachada al polígono San Cristóbal).

 

El Canal de Castilla será una zona verde. La CHD trabaja en un plan estratégico que, entre otros aspectos, plantea un programa de plantación de especies autóctonas o naturalizadas que actúen como sumideros de CO2. El proyecto pasa por la restauración y rehabilitación de edificios, la potenciación del canal como corredor verde, así como la promoción turística de esta relevante obra. El Canal de Castilla se articula como «un corredor verde de gran valor para la conservación de los procesos naturales y generador de un área medioambiental diferenciada», apuntó la presidenta de la CHD, Cristina Danés, esta semana en Fitur. Para la presidenta, el fomento del uso turístico de esta infraestructura hidráulica tan singular, no solo sirve para ayudar a conservar y mantener el enorme catalogo de bienes que forman el conjunto del Canal, sino también para la lucha contra la despoblación.