La precampaña eleva la bronca entre Sánchez y la oposición

SPC
-

La carrera electoral afea la penúltima sesión de control del Gobierno, en la que PP, Cs y Podemos centran sus ataques en la gestión de estos meses y en el presidente del Ejecutivo, que recoge el guante para recriminar sus posturas en el hemiciclo

La precampaña eleva la bronca entre Sánchez y la oposición - Foto: Javier Lizón

Con la convocatoria de generales encima de la mesa y las elecciones del 28 de abril en el horizonte más cercano de los políticos, la precampaña en la que están ya inmersos los partidos ha elevado este miércoles en el Congreso la bronca entre el Gobierno de Pedro Sánchez y la oposición, y ha tensado los debates de una sesión de control plagada ya de mensajes electorales.
Los líderes de los principales grupos parlamentarios han centrado sus ataques en Sánchez y su gestión de estos meses, mientras el presidente del Gobierno ha tenido reproches para todos, incluido su hasta ahora socio preferente, Podemos, por "bloquear" el pacto sobre pensiones.
Y tras el duro 'cara a cara' con el líder del PP, Pablo Casado, el ataque que el presidente del Gobierno ha hecho con más vehemencia ha sido el dirigido al presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, por haber prometido que no pactará con los socialistas tras el 28 de abril.
Ha acusado así a Rivera de "liderar el cambio de chaqueta permanente", porque tan pronto se pone la de "supuesto liberal" como la que "huele a naftalina, la de la ultraderecha".
Además, ha lamentado que ponga un cordón sanitario al PSOE, "un partido que lleva 140 años sirviendo a España" y que ha impulsado medidas como el matrimonio homosexual o la ley del aborto y ha "liderado el final del terrorismo en el País Vasco".
Con un tono igualmente duro ha replicado Rivera, quien ha asegurado que entró en política "para que no haya presidentes" como él, que pacta con quienes quieren "romper el país".
El líder de Cs ha insistido en pedir a Sánchez que diga antes de las elecciones si va a negociar con los independentistas, y en cualquier caso le ha advertido de que "se olvide" de buscar un acuerdo con Ciudadanos, que apuesta por un Gobierno que no negocie nunca con "los golpistas".
Antes de su encontronazo con Rivera, el líder del PSOE lo ha tenido con Casado.
Un día después de publicarse el libro del presidente, el líder del PP ha hecho uso de uno de los pasajes más comentados, en el que Sánchez cuenta que lo primero que decidió al llegar a La Moncloa fue cambiar de colchón.
"Empaquete el colchón, porque lo sacará de La Moncloa en dos meses", le ha espetado Casado al jefe del Ejecutivo, quien por su parte ha reprochado al líder de los populares su forma de hacer oposición, basada en "el insulto, las mentiras y la crispación".
Un día más, Pablo Casado ha acusado al presidente de tratar de "vender la nación a quienes quieren destruirla" y de hacer diversas concesiones a los independentistas, entre las que ha citado la promesa de indultos o el asegurarles el derecho de autodeterminación.
"Nadie hizo nunca tanto daño a España en tan poco tiempo", ha apuntado Casado sobre Sánchez, a quien también ha reprochado que la economía "pinche" o que haya aumentado la inmigración ilegal.
Pedro Sánchez, por su parte, ha vuelto a recurrir al discurso moderado, afeando a Casado su estrategia de oposición basada en el "insulto" y a la "mentira" y su discurso cargado de "crispación".
"Ojalá el próximo 28 de abril la mentira y la crispación salgan de la vida política con usted derrotado en las urnas", le ha respondido Sánchez al líder del PP.
Ni siquiera se ha rebajado la tensión en el turno de Podemos. Sánchez ha echado en cara a la número dos, Irene Montero, que la formación morada haya impedido que salga adelante un acuerdo para garantizar la sostenibilidad de las pensiones y les ha pedido que vuelvan a la mesa el Pacto de Toledo.
Montero por su parte, le ha acusado de acometer recortes "por la puerta de atrás".
En este sentido, ha pedido al presidente que confirme si ha dado la orden "secreta" a sus ministerios de "no gastar más del 50 por ciento de lo presupuestado" en las cuentas prorrogadas, una pregunta que Sánchez ha eludido responder.
"Imponer estos recortes es la prueba más evidente de que ustedes no son de fiar y que cuando creen que nadie les ve se comportan como el PP del señor Montoro, exactamente igual", ha zanjado.
Y Sánchez, ha respondido a la portavoz de Podemos poniendo en contexto este 'cara a cara'.
"Es evidente que estamos en precamaña electoral, señora Montero, y que el planteamiento que ha hecho ha sido más de cara a esa campaña electoral que un relato fidedigno de lo que ha pasado estos ocho meses", ha explicado Sánchez en su penúltima sesión de control antes de disolver las Cortes.