La Guardia Civil denuncia a la chatarrería que se incendió

D. V.
-

El fuego se inició por unos trabajos de soldadura que se estaban realizando en un coche y la empresa "no se ajustaba a los condicionantes establecidos en las autorizaciones pertinentes para el tratamiento de residuos", según el cuerpo

La Guardia Civil denuncia a la chatarrería que se incendió

La Guardia Civil de Valladolid, a través el Equipo de Investigación del Seprona, investiga las circunstancias por las que se produjo el incendio del pasado día 17 de julio de 2019 en el interior de las instalaciones de una empresa dedicada al tratamiento de residuos. En el incidente ardieron una serie de  vehículos que estaban al final de su vida útil. El incendio generó una columna de humo negro visible desde varios puntos de la ciudad.

 

La aparatosidad del incendio llevó a decenas de vecinos a avisar al servicio de emergencias 112 en los minutos siguientes. En el lugar de los hechos se observó que se quemaron aproximadamente unos 200 vehículos, así como chatarra. Asimismo, dentro de las instalaciones se encontraban acumulados diferentes tipos de residuos de diferentes tipologías, como envases de productos tóxicos o peligrosos, neumáticos fuera de uso, maderas y numerosas bombonas de diferentes gases, tal y como informa la Guardia Civil en una nota de prensa.

 

Realizadas las correspondientes gestiones, se constató que el incendio lo provocó un equipo de soldadura que realizaba trabajos en uno de los vehículos apilados. "También se pudo comprobar que la empresa no se ajustaba a los condicionantes establecidos en las autorizaciones pertinentes para el tratamiento de los residuos, que en el momento del incendio se encontraban almacenados en las instalaciones", señala la Guardia Civil.

 

Por tales hechos, la Guardia Civil puso en conocimiento de las autoridades competentes diversas infracciones. Concretamente al Servicio Territorial de Medio Ambiente y al Servicio Territorial de Economía (Sección de Industria y Competitividad) de la Junta de Castilla y León por las irregularidades cometidas a la Ley 22/2011, de 28 de julio, de Residuos y Suelos Contaminados y a la Ley 6/2014, de 12 de Septiembre, de Industria de Castilla y León.

 

"Las infracciones denunciadas alcanzarían multas desde 901 hasta 45.000 euros, excepto si se trata de residuos peligrosos, en cuyo caso la multa será desde 9.001 hasta 300.000 euros, incluso la inhabilitación para el ejercicio profesional por un periodo de tiempo no inferior a un año.