scorecardresearch
Pilar Cernuda

CRÓNICA PERSONAL

Pilar Cernuda

Periodista y escritora. Analista política


Pablo Iglesias y la televisión

05/06/2021

De vicepresidente de gobierno a presentador de televisión. O mejor dicho: de presentador de televisión a vicepresidente de gobierno y vuelta a presentador de televisión.

Según Voz Populi, ya está en marcha el proyecto televisivo en el que va a empeñarse Pablo Iglesias. Nada más conocerse que dejaba la política entró en contacto con él, o viceversa, uno de los empresarios más importantes de la comunicación audiovisual, Jaume Roures, de Mediapro, un hombre de la izquierda que simpatiza con el independentismo y que ha demostrado sobradamente que conoce el mundo de la televisión. Es multimillonario, o era, porque parece que tiene dificultades dinerarias con su empresa y con su socio chino, pero está empeñado en poner en marcha un programa presentado por Pablo Iglesias, con el que mantiene una buena relación que según algunos es también una gran amistad.

Pablo Iglesias conoce el medio. Su lanzamiento a la fama se hizo a través de un programa propio, La Tuerka, una tertulia que presentaba y moderaba él mismo, abiertamente de izquierdas y seguimiento minoritario, aunque de ahí pasó a programas que le dieron el empujón que necesitaba, uno en Intereconomía y otro en La Sexta. La primera una cadena claramente de la derecha, y la segunda de la izquierda sin complejos, que apostaron por un Iglesias que conocía muy bien el poder de la televisión y mejor todavía cómo utilizarla para promover su imagen y su partido, en los inicios poco más que un grupo de amigos nacidos a través del movimiento 15-M y las relaciones establecidas en la Facultad de Políticas de la Complutense.

Explica el diario digital que Roures e Iglesias preparan un programa de corte social para emitirlo en una plataforma o a través de internet. Esto última no sería la mejor opción para el ex vicepresidente, un hombre con un gran concepto de sí mismo al que no debe gustar verse en youtube como otras figuras que después de dejar una cadena puntera crearon su propio programa, en la mayoría de los casos con escaso éxito. Pero Iglesias y Roures es un tamdem potente que sabe cómo, dónde y a quién vender un producto que con ellos dos de la mano puede ser tentador.

Aspiraba el ex vicepresidente a entrar en el circuito de los ex importantes, los llamados a participar en los foros de Davos y Bilderberg, firmar libros con precontratos millonarios y ser llamados para impartir conferencias con cachés de muchas cifras. Regresar a la universidad no es una buena opción, no mientras siga cobrando la indemnización como vicepresidente, no es compatible con otro sueldo público.

No es mala salida para Pablo Iglesias. Sigue en el machito, que es lo que le interesa, y puede seguir impartiendo doctrina a sus simpatizantes. Pero, lo mejor es que mientras se gana la vida en una televisión privada, no puede imponer políticas extravagantes y dañinas en un órgano público. Por ejemplo, en un gobierno.