El Plan de Movilidad prioriza a los peatones y las bicis

M.Rodríguez
-

El Ayuntamiento apuesta por la «sostenibilidad» en el diseño de la nueva movilidad urbana, muy condicionada por las restricciones sanitarias para luchar contra la covid-19

El Plan de Movilidad suma carriles bici y refuerza el bus - Foto: Jonathan Tajes

El nuevo Plan de Movilidad de Valladolid, que está pendiente desde hace casi un lustro, se acelera por los efectos de la crisis de la covid-19 y se denominará proyecto Valladolid Ciudad Verde. Red de vías sostenibles.El equipo de Gobierno, que lleva tiempo trabajando en la actualización del que se aprobó en 2004, aprovecha esta situación excepcional para plantear un cambio «radical» en la movilidad urbana, dando preferencia a los peatones y los medios de transporte sostenibles, como la bicicleta y el transporte público urbano. 


El nuevo plan será una herramienta de planificación estratégica para el Ayuntamiento, a la vez que un instrumento de concienciación y sensibilización para los ciudadanos, administraciones públicas y el resto de agentes implicados en la movilidad. Además, fuente municipales apuntan que se daría así cumplimiento a la orden del 30 de abril del Ministerio de Sanidad, donde en su artículo 3 se pide a las administraciones locales «facilitar el reparto de espacio público priorizando a los peatones y las bicicletas». Además, la relajación en las limitaciones de movilidad fijadas en el decreto del estado de alarma también ha propiciado que esta misma semana se hayan incrementado los usuarios del vehículo. «Lo que no podemos es cambiar una amenaza para la salud por otra tan peligrosa como es la contaminación. Hay que ampliar el espacio para el peatón y el ciclista, mejorar la velocidad del transporte público», explicó esta semana el alcalde a la Sexta. 
La base del nuevo documento, que deberá ser sometido a la aprobación inicial del Pleno municipal, es conseguir rebajar el acceso de vehículos a la almendra central, ampliar las peatonalizaciones, interconectar los carriles-bici, impulsar el transporte público con medidas como la ampliación del ancho de los carriles bus, que también podrán ser utilizados por bicis y ampliar su número.
Lo más inmediato será la aceleración de los proyectos de peatonalizaciones, que se basa en datos tales como que más del 50 por ciento de los vallisoletanos realizan sus desplazamientos diarios a pie en el centro de la ciudad. En este paquete entran las ya previstas en la calle Constitución, Claudio Moyano y Menéndez Pelayo, que también estaban vinculadas a la reducción de un carril y la construcción de una plataforma peatonal entre Plaza España y Claudio Moyano. La intervención supondrá que tanto la calle Santa María como Santiago, en este caso 37 años después de la primera peatonalización, serán íntegramente limitadas a peatones, además de residentes y carga y descarga.
La previsión inicial era iniciarlas tras la Semana Santa, pero la crisis sanitaria obligó a que algunas intervenciones se hayan retrasado. Ahora el Ayuntamiento anuncia que se iniciarán la próxima semana, informa Europa Press. Las intervenciones se dirigirán a cambiar la fisionomía de las calles y su aspecto para hacerlas «más amables y más accesibles», en el marco de un proyecto en el que se trabaja desde hace años, pero además supondrá más espacio para el peatón, algo que ahora cobra más importancia si cabe ante la necesidad de mantener distancias sociales para evitar la transmisión del coronavirus.
Pero en el Plan también se incorpora la peatonalizacion de otras calles, cuya ejecución se planteaba a medio plazo, como es el caso del eje San Lorenzo, María de Molina, Pedro Niño y 20 de febrero, además de otras actuaciones en el eje de Recoletos. Además, la intención del equipo de Gobierno es crear áreas de restricción, que no serán equivalentes a la Zona de Bajas Emisiones (ZER), donde primará el tráfico de residentes, de peatones, ciclistas y el transporte público. El objetivo es «evitar que los pasajeros del transporte público se mueven a otros modos de movilidad contaminantes y que cambien la amenaza del virus por la de la contaminación». apuntó el alcalde en su entrevista televisiva. Y recuerdan que la contaminación del aire en Valladolid cayó un 53% entre 14 marzo y 30 abril.

FOMENTO DE LA BICI

Otra apuesta muy importante del nuevo plan es por el fomento del uso de la bicicleta, con la construcción de nuevos carriles bici. El Ayuntamiento quiere incrementar el número de vallisoletanos que lo eligen como medio de transporte y planea ir conectando todo los carriles-bici y mejorar los enlaces de la zona este con los barrios del otro lado del Pisuerga y con el centro de la ciudad. También se han diseñado actuaciones como un carril segregado en Isabel la Católica y se avanza en la conexión de la avenida de Segovia con Los Santos- Pilarica a través de Juan Carlos I. Uno de los puntos débiles es el contado del servicio de préstamos de bicis municipales, pero ya se estudia la posibilidad de ampliar la red de estaciones de préstamo y de mejorar los estacionamientos. Sobre la mesa del equipo de Gobierno estaba también el compromiso de estudiar la fórmula de un bono combinado de autobús y bicicleta de alquiler (Auvasa-Vallabici), a propuesta del PP, además de elaborar este año un estudio para la implantación de aparcamientos cerrados para bicicletas y contemplar la instalación de portabicicletas, a propuesta de Ciudadanos.


TRANSPORTE PÚBLICO

El tercer eje fundamental del nuevo Plan de Movilidad Sostenible es la potenciación del transporte público y la mejora de su eficiencia. Se discriminará positivamente este medio, con más espacio reservado en la calzada, prioridad semafórica y una mejor conexión intermodal. El objetivo ahora es conseguir mejorar la cuota de uso del autobús, que ronda el 15 por ciento. Por eso se plantea potenciar esta alternativa competitiva y ecológica al uso del vehículo privado.
En los autobuses se mantienen las medidas para asegurar la distancia entre los pasajeros y ya se ha anunciado nuevos horarios cuando la capital entre en la fase 1 de la desescalada. Unos servicios que se beneficiarán de la ampliación de los carriles bus para mejorar la velocidad media.- «La gente puede utilizar el transporte público de con total confianza, se han aplicado medidas especiales para garantizar que sea seguro», recordaba el alcalde esta semana. De hecho, el pasado lunes el número de viajeros creció un 20% respecto al mismo día de la semana anterior. Aunque en abril, la empresa municipal perdió más de dos millones de viajeros respecto al mismo mes del año anterior, con un descenso del 94%. Esto supone 3.222.371 de viajeros en el acumulado anual, con una pérdida del 36% respecto al año anterior. «Seguramente este será el mes de menos viajeros en la historia de Auvasa», apunta su gerente en su perfil de Twitter. 
El anuncio de la presentación del nuevo Plan de Movilidad Sostenible no ha gustado mucho al principal grupo de la oposición. «No me parece el momento más oportuno para aprobar ningún plan. La prioridad del Ayuntamiento debería ser contener la pandemia por la enfermedad y por el hambre que puede volver a la ciudad si no se toman medidas», apunta Pilar del Olmo, presidenta del grupo Popular.