Ornua resurge de sus cenizas 30 millones y dos años después

SPC
-

La planta abulense de productos lácteos, que ardió en noviembre de 2017, ya ha recuperado la producción anterior, aunque ahora tiene capacidad para duplicarla hasta las 35.000 toneladas

La ministra de Trabajo,Magdalena Valerio, y el presidente de la Junta,Alfonso Fernández Mañueco, ayer en Ávila. - Foto: Ical

La fábrica de productos lácteos Ornua se reinauguró ayer dos años después del incendio que sufrió el 5 de noviembre de 2017. La planta, situada en el polígono de Vicolozano de Ávila, contaba entonces con más de un centenar de trabajadores que veían escapar su futuro con el humo. La factoría recibió ayer el aliento institucional, encabezado por la ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, y el presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco. La planta se vistió de gala tras una inversión de 30 millones y con la previsión de que trabajen alrededor de 120 personas. En realidad la producción arrancó el pasado mes de junio, cumpliendo escrupulosamente con las expectativas, y se espera que a final de año esté al completo de su capacidad y se pongan en marcha nuevos proyectos de expansión.
En concreto, según explicó el manager director de Ornua Ingredientes Europa, Joan Bombardo, las nuevas instalaciones suponen contar con una planta catalizadora en exportaciones que permitirá «crecer a nivel internacional», en lo que también incide el nuevo centro de I+D que permite una nueva tipología de productos para facilitar la expansión y «crecer en el futuro». Para ello, en este momento ya se ha recuperado la producción anterior al incendio, con unas 12.000 o 13.000 toneladas, aunque actualmente tiene capacidad para llegar a las 35.000. Una vez instalada nueva maquinaria, en el futuro se podría llegar incluso a 70.000.
«Para ello se cuenta con un plan de crecimiento agresivo en el que se han consolidado los negocios en Inglaterra y España, creando sinergias muy importantes con una planta pensada para poder exportar y para lo que se cuenta con nueva tecnología de congelación», señaló Bombardo, informa Ical.
Por su parte, la ministra de Trabajo en funciones, Magdalena Valerio, afirmó que «la iniciativa privada adquiere un reconocimiento especial cuando la responsabilidad social aporta valor a la empresa y al territorio donde se desarrolla». Valerio destacó la rentabilidad que conlleva «invertir bajo las premisas de los valores que compartimos como sociedad, generar trabajos dignos y con futuro, comprometerse con las iniciativas sociales locales e invertir en la sostenibilidad de nuestro planeta».
El presidente de la Junta,AlfonsoFernándezMañueco, quiso destacar la rápida reacción de la Administración regional para lograr la reconstrucción de la planta y el mantenimiento del empleo, algo que se consiguió gracias a las gestiones políticas realizadas desde el mismo día del incendio para la reconstrucción. Dentro de estas gestiones, se garantizó a los trabajadores sus salarios mediante el ERE y las ayudas para trabajadores afectados acordadas en el marco del Diálogo Social, y que ascendieron a casi medio millón de euros. Además, la Junta se comprometió con el apoyo a la inversión de la empresa, ofreciendo la convocatoria de ayudas a la industria agroalimentaria que se resolverá en breve.