Aguado levanta el veto a Vox y se reúne con Monasterio

EFE
-
Aguado levanta el veto a Vox y se reúne con Monasterio - Foto: Jesús HellÁ­n

La conversación entre los dos candidatos a dirigir la Comunidad de Madrid se ha desarrollado un día antes de que acabe el plazo para negociar la Mesa de la Asamblea de la capital, en un hotel madrileño y con clima de cordialidad

Catorce días después de las elecciones, los candidatos de Ciudadanos (Cs) y Vox a la presidencia de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado y Rocío Monasterio, respectivamente, se han reunido este domingo por primera vez, a un día de que acabe el plazo para negociar la Mesa de la Asamblea de Madrid.
Esta primera toma de contacto, que se ha desarrollado con "cordialidad", según han indicado fuentes de Cs y Vox, ha sido en un hotel madrileño "en torno a un café" y sin avisar previamente a los medios de comunicación, por lo que no hay testimonio gráfico del encuentro, y de su contenido no ha trascendido nada.
Horas antes de la cita, Aguado no supo concretar si podrán cerrar un acuerdo en la Comunidad, ya que el plazo para presentar un candidato a ser investido presidente de la Comunidad de Madrid acaba el 11 de julio. El viernes pasado los equipos negociadores de PP y Ciudadanos, encabezados por la candidata del PP a la presidencia regional, Isabel Díaz Ayuso, y su homólogo de CS, Ignacio Aguado, mantuvieron su primera reunión formal con el objetivo de avanzar hacia un pacto para formar gobierno tanto en el Ayuntamiento como en la Comunidad de Madrid.
Aunque el PSOE ganó las elecciones autonómicas del 26 de mayo con 37 escaños, la suma de los diputados de PP (30), Ciudadanos (26) y Vox (12) alcanzaría la mayoría absoluta. Ciudadanos y PP se han situado como "socios preferentes" en las negociaciones para formar gobierno pero necesitan a Vox para poder sumar.

 

Situación delicada

Aunque en un primer momento las exigencias del partido de Santiago Abascal para lograr acuerdos en los diferentes lugares era una entrada en los gobiernos, la candidata de Vox a la presidencia regional, Rocío Monasterio, rebajó los requerimientos y pidió que se les trate "como iguales" en una mesa de negociación.
Ciudadanos rechazó inicialmente un acuerdo explícito con ellos, pero Díaz Ayuso se ofreció a "ayudar" a la formación naranja y a Vox a que se "entiendan" y aseguró que hará "todo lo posible" para que el bloque de la derecha alcance un acuerdo.
"Nosotros estamos dispuestos a ceder en cosas pero lo primero que hay que hacer es sentarse en una mesa a negociar con todos", apuntó Monasterio, que insistió en que las tres formaciones están "alineadas" y harán "todo el esfuerzo" para ponerse de acuerdo. Aunque Aguado matizó que no pone un "cordón sanitario" a la formación de Santiago Abascal, dijo que no contempla un reparto de cargos con este y remarcó que recaería sobre ellos la responsabilidad de permitir un Ejecutivo del PP y Ciudadanos en vez de uno de izquierda. Por si fuera poco, las últimas semanas ha habido algunos desencuentros entre ambos partidos, como las últimas declaraciones de Monasterio donde acusó a Cs de "lanzar lejía" a Vox y afirmó que venía "muy difícil" llegar a un acuerdo.