Abren un acta a una discoteca por la presencia de 22 menores

D. V.
-

La Policía Municipal ha levantado sendas actas a una discoteca de Valladolid por la organización de una barra libre y la permanencia de hasta 22 menores en su interior, algunos de 14 años, infracciones que se consideran graves o muy graves

Dichas infracciones podrían suponer hasta 40.000 euros de multas y conllevar el cierre del local. La inspección se ha producido en la noche del sábado, 19 de enero, después de que ya se hubiera tenido conocimiento a través de varias llamadas de que en su interior se podía producir consumo excesivo de alcohol y de que además se permitía la entrada de menores, han informado a Europa Press fuentes policiales. 
  Agentes de la Policía que pasaron por la puerta de un establecimiento de la zona centro observaron poco antes de las 21.30 horas --cuando el local abre al público-- la presencia de algo más de un centenar de jóvenes con intención de acceder al mismo. 
  Ante esta situación, tras permitir la entrada de público, agentes de paisano accedieron al local que, según ha podido saber Europa Press en fuentes cercanas al caso se ubica en la calle Gamazo, para realizar la inspección y comprobaron dos infracciones graves o muy graves. 
  En concreto, la primera de ellas se refiere a la promoción del consumo excesivo de alcohol con la organización de una barra libre y, por otra, la presencia de menores de edad en el establecimiento.
  Una ve vez en el interior se identificó a 22 menores de 18 años, alguno de ellos incluso de menor edad, hasta 14 años, por lo que levantó un acta que se remite a la Agencia de Protección Civil de la Junta de Castilla y León por infracción grave o muy grave a la Ley de Espectáculos Públicos. Esto puede conllevar una sanción de hasta 30.000 euros e incluso, dada su tipología, la suspensión de actividad o cerre del local. 
  Por otro lado, en base a la Ordenanza sobre prevención del alcoholismo y otras medidas de control de establecimientos hosteleros, se levantó acta por la promoción de consumo excesivo de alcohol que se hacía mediante la organización de una barra libre. 
  El local cobraba una entrada de 10 euros a los mayores de 18 años, que podían consumir todo tipo de bebidas durante las siguientes dos horas, mientras que los menores de 18 --teóricamente a partir de 16, que son los que pueden acceder al local-- pagaban cinco euros para poder tomar cualquier bebida que no tuviera alcohol. 
  Por esta circunstancia se levantó acta al estar prohibida esta promoción del consumo de alcohol en la ordenanza, tal y como recoge su artículo 9, mientras que la norma califica en el 16 este tipo de infracción de "grave" por lo que puede conllevar una multa de hasta 10.000 euros y la posibilidad de suspensión de actividad o cierre del establecimiento.