La venta de bicicletas se dispara y genera listas de espera

M.Rodríguez
-

El cambio de hábitos tras el confinamiento y la búsqueda de alternativas de transporte más seguro provocan una demanda que ha desbordado al sector

La venta de bicicletas se dispara y genera listas de espera - Foto: Jonathan Tajes

Las bicicletas ya no solo son para el verano. El confinamiento, primero, y las nuevas medidas de distanciamiento social para evitar los contagios de la covid-19, después, están detrás de un bum de ventas que ha dejado sin stock a las tiendas de la capital y a las fábricas, que están intentando adelantar producción para satisfacer una demanda que no deja de crecer.
El fenómeno se ha repetido en todo el país. Los datos que maneja la Asociación de Marcas y Bicicletas de España (AMBE) son elocuentes y hablan de subidas de hasta el 400 por cien en las bicis de primer precio (hasta 400 euros). «En un mes las tiendas han vendido todo lo previsto en los meses que han estado cerradas por el confinamiento. Cuando abrieron, el 4 de mayo, se dispararon las ventas, aunque también se habían realizado antes compras por internet», explica Carlos Núñez, secretario de la asociación.
 Y así lo confirman las distintas tiendas especializadas de la capital consultadas por este periódico y varios usuarios que han intentado adquirir una bicicleta en las últimas semanas. De hecho, la demanda se ha centrado en bicicletas urbanas y en bicicletas de entre 200 y 400 euros para iniciarse en su uso. Y precisamente estos modelos, junto con los de mujer y niños son los que se han agotado o para los que hay lista de espera. «Ha cambiado el perfil. Antes era mayoritariamente un hombre de entre 25 y 45 años, y ahora se ha abierto enormemente el abanico de usuarios», confirman desde AMBE.
La venta de bicicletas se dispara y genera listas de esperaLa venta de bicicletas se dispara y genera listas de espera - Foto: Jonathan TajesUnos consumidores que deben cargarse de paciencia por los problemas de las fábricas para abastecer a las tiendas. «Compré una bicicleta hace varias semanas en una gran superficie, que me tenían que entregar el 13 de junio, pero ya me han advertido que deberé esperar más de lo previsto», explica Ramón Rojo.
En las tiendas especializadas se ha pasado de vender 30 o 35 unidades en los meses buenos a las 90 que han vendido algunas en la primera quincena de junio. Pero la demanda también se ha disparado en lo que se refiere a mantenimiento o arreglo de las bicicletas. Las tiendas que ofrecen estos servicios han visto cómo sus agendas se llenaban y hay que esperar hasta 15 días para un servicio porque la demanda se ha cuadruplicado. «Mucha gente ha decidido poner al día bicis que llevaban años en sus trasteros o necesita revisar la actual», matiza Núñez. 


Potenciación.

El incremento de ciclistas es «muy perceptible», apunta el concejal de Movilidad, Luis Vélez. En este sentido, explica la apuesta «decidida» del Ayuntamiento por el uso de la bici con la construcción de nuevos carriles segregados. Actualmente se está trabajando en el que discurrirá por el paseo de Isabel la Católica y la avenida de Gijón, que forman parte del plan de 19 actuaciones para ordenar la movilidad ciclista en estos meses marcados por las medidas sanitarias para evitar nuevos contagios de coronavirus.
«Hay una demanda social por la bicicleta como nunca antes había existido. Es un momento único para hacer ciudades más amables y ponernos a nivel europeo. Hay que apostar por una movilidad sostenible, pacífica y activa», reclaman desde AMBE. Una línea de trabajo que el edil de Movilidad recuerda que ya se está siguiendo en Valladolid donde, además de la construcción de nuevos carriles-bici segregados, están estudiando nuevas medidas como instalar cargadores de bicis en la parte trasera de algunos autobuses. «Es complejo, pero lo estamos valorando para facilitar la movilidad. Las bicis plegables sí que se pueden subir al bus», apunta Vélez. 

 

«Ojalá este bum de ventas se mantenga»

En la tienda de bicicletas y taller de reparaciones Pelotón, en Parquesol, reconocen que nunca habían vivido un boom de ventas como el de los últimos meses. «Empezó en mayo y en menos de dos semanas habíamos vendido ya todas las existencias», explica Iván Alonso, propietario de la tienda. Un negocio en el que lleva nueve años, donde ha conocido buenos periodos y por eso se conformaría con que una vez superada esta etapa se mantuviera el 20 por ciento de las ventas actuales. 
Las bicicletas que ofertan normalmente oscilan entre los 300 y los 3.000 euros. Un amplio abanico de precios y modelos que ha surtido la demanda inicial y que hace que estén a la espera de que las fábricas puedan reabastecer un mercado desbordado. «Esperemos que en julio puedan llegar nuevos modelos porque las fábricas ya estaban volcadas en la producción de la nueva temporada y les ha pillado con el pie cambiado», detalla.
Esta demanda también ha cambiado el perfil del cliente que acude a la tienda. Ya no son mayoritariamente hombres de mediana edad, sino que ahora también se ha incrementado la demanda de bicis para mujeres y niños. Y colateralmente también se ha registrado un incremento exponencial de la demanda de reparaciones, ya sea para poner al día bicis que llevaban años en los trasteros, para actualizar modelos o para repararlas.
Alonso defiende la importancia de comprarse las bicicletas en tiendas especializadas. «Aquí aconsejamos al cliente en función de sus necesidades. Es importante comprar una bici adaptada a las necesidades de cada uno. Además, de que tenga un mínimo de calidad, que no siempre se aseguran con las ofertas de grandes superficies». 

 

«Es mejor asesorarse por expertos»

Reciclo es una tienda especializada en bicicletas de segunda mano, la única de la región, aunque también ofrece modelos nuevos. Y es uno de los comercios de la ciudad que mejor refleja el boom de ventas que vive el sector. «Cuando abrimos el 12 de mayo teníamos cola», explica su propietario. De hecho, si normalmente un buen mes vendían entre 25 o 30 unidades en la primera quincena de junio casi han cuadriplicado esa cantidad. «Las nuevas están agotadas y las de segunda mano se venden casi todas según entran, incluso sin que estén reparadas y puestas a punto», detallan. 
Y precisamente la reparación, su punto fuerte, está haciendo que tanto el propietario como el mecánico lleven semanas con jornadas maratonianas para intentar atender la demanda, aunque eso no evita la lista de espera que en picos puede llegar a las dos semanas. «Esperaba un repunte, pero esto ha superado las expectativas», confiesa el propietario. 
Entre los modelos más demandados en la actualidad están las bicicletas plegables, las de mujer y las de niño. Aunque en las instalaciones de la tienda, en el Paseo Militar, hay bicis de todos los tipos y precios. «Aquí aconsejamos al cliente según las necesidades que tiene. Se trata de darle seguridad y garantías. Y lo mismo sucede con las reparaciones», detallan. «La gente compra por inercia, pero yo quiero clientes satisfechos porque el negocio se basa en el boca a boca. Empece hace seis años vendiendo 26 bicis y ya llevo vendidas más de 3.500», detalla.
Además, como comercio especializado en segunda mano explica que se cumplen todos los protocolos de seguridad y quincenalmente comunica a la Policía y la Guardia Civil el número de bastidor de todas las bicicletas que le venden.