«Con el cambio de país, todos seremos novatos en el Dakar»

M.B
-

Roberto Carranza afrontará dentro de dos meses su segundo Dakar. Lo hará en el año del debut en la cita de Fernando Alonso, con más focos que nunca. Él trabaja en un proyecto a tres años

«Con el cambio de país, todos seremos novatos en el Dakar»

Roberto Carranza fue el primer vallisoletano en tomar parte en un Dakar y, por supuesto, en concluirlo. Rozó el Top-10 en su categoría y su sueño sigue estando en las dunas. A dos meses para su segunda incursión en el rally más importante, en enero de 2020 en Arabia Saudí, el vallisoletano habla de su coche, dentro del equipo GPR Sport, para esta cita y de un proyecto a tres años.
Quedan dos meses para el arranque del Dakar, recta final, ¿en qué momento está ahora?
Embarco el 31 de diciembre dirección Arabia Saudita. Quedan dos meses y estoy en un momento de estrés total, tanto de entrenamiento físico (diario) con Pedro Calderón, que no paro; porque ya sabemos que hay que ir mejor preparado físicamente que el año pasado, de lo duro que va a ser...
¿Va a ser más duro?
El doble. Porque las etapas serán larguísimas. No me cuadra y, aunque no tenga una experiencia dilatada en el Dakar, el año pasado hicimos 5.000 kilómetros en 10 etapas y este serán 9.000 en 12. Los números no cuadran. El recorrido es secreto y no se sabe hasta minutos antes de salir en cada etapa (algo que hará que la navegación vaya a ser súper importante), pero no me salen los números y va a ser como ir de aquí a Cádiz cada día en coche y por caminos. Por lo que se ve va a ser muy rápido y la tensión va ser mucha, con tus ojos atentos a cualquier piedra, bache, agujero… como le decía Carlos Sainz a Fernando Alonso, ‘conducimos a vista’.  
El año pasado fue uno de los debutantes, pero este, con el nuevo país, le cambian todo.
Todos somos novatos. Nos cambian recorrido, el desierto, que va a ser tipo África, arrancando por la mañana y sin ver a nadie en todo el día. El Arabia hay para elegir mil pistas. La navegación va a ser importante y te vas a poder perder sí o sí. Va a ser muy duro por la navegación y por el físico debido a esos kilómetros.
Y la seguridad, ¿está garantizada?
No lo sé. Se habla de ello, pero nadie dice nada. 
Encima este año será un Dakar diferente con Fernando Alonso.
Mediáticamente va a ser diferente. En el Campeonato de España hay los que hay, en el Mundial hay más medios y en el Dakar, que ya es alucinante, este año habrá una vuelta de rosca más. Castelá, el nuevo director del Dakar, ya ha dicho que va a tener que filtrar. Y se supone, además, que hay más inscritos que el año pasado. Pues todo más grande. Espero que se garantice la seguridad y estoy seguro de que iremos por delante y por detrás con el ejército. Para Arabia Saudita es una oportunidad para potenciar el país, no tienen ningún evento como éste, por una carrera de 12 días.
A punto de tener ya el coche, un Ford GPR 20, en sus manos, ¿cuándo podrá ser eso?
El coche están terminándole en Portugal a falta de la fibra exterior y una decisión de motores, y posibilidad de ver dónde nos encajan. 
Debería haber estado ya en el Rally de Marruecos probándole. El retraso es coherente porque, aunque se empezó a construir en febrero, había un montón de mejoras, se ha ido evolucionando. Y eso ha implicado dos meses de retraso y no poder entrenar antes. Pero los tres pilotos hemos preferido eso. Y ahora, en cuanto esté listo, trasladaremos a todo el equipo a Marruecos, como si fuese el Dakar, ahora en noviembre. 
¿Plantearse un objetivo para este Dakar es complicado a estas alturas?
Sé que el proyecto es muy bueno pero también es un riesgo ir con un coche nuevo. Con lo duro que es el Dakar… hay que probar el coche, aunque tiene muy buena pinta. Creo que va a ser una sorpresa en la categoría en la que estemos. 
¿Estará luchando en la misma categoría que Sainz y Alonso?
En principio no, pero tenemos la posibilidad. Se podría.
¿Ese objetivo del que hablaba pasa, por supuesto, en primero acabar?
Como piloto ya he demostrado donde estoy. He sido campeón de España y he acabado un Dakar, y eso no está al alcance de no todos. Es verdad que lo difícil es terminar un Dakar porque entre el físico, la navegación, las dunas… pero nos gustaría estar un poco más adelante (el año pasado estuvo cerca del Top10 aunque en la última etapa perdió tres horas y bajó del puesto 11º al 17º).
¿Cuántas horas le dedica ahora mismo al Dakar?
¿Ahora? Diez horas, no solo de físico, también de estudiarme el coche, controles, patrocinadores…
¿Cuándo empezó para usted el Dakar 2020?
En febrero. Terminamos el 18 de enero y en febrero, firmamos el precontrato del coche. Y, aun así, vamos justos.
¿Cuánto supone económicamente estar en esta cita?
Mucho. No se puede decir. Es una cantidad muy alta y un esfuerzo tremendo para nosotros y nuestras familias. El año pasado, los esponsor acabaron muy contentos y ahora estoy luchando por la captación de nuevos para poder afrontar el presupuesto. Todo lo que no saquemos lo tenemos que poner entre mi copiloto, Juan Carlos Fernández, y yo.
¿Son aventureros, locos… qué son los dakarianos?
Creo que más somos sufridores natos. Tienes que estar preparado para sufrir. Lo sabemos. Tenemos claro que vamos a estar muchas horas en el coche, que nos vamos a perder, que se puede romper el coche, que comeremos y dormiremos cuando se pueda. Y no sabemos si vamos a terminar o no. Todos los días es una carrera diferente. 
Y el binomio con su copiloto debe funcionar...
Si no, es imposible. Tiene que haber un ambiente dentro del coche espectacular porque se pasa muy mal. Hay equivocaciones y eso es clave.diferente. 
Aunque hable de 2020, ¿piensa en siguientes ediciones?
Mi familia me va a matar. Pero la idea, con este coche, es hacer un proyecto a tres años. Así podremos evolucionarlo. Todo es en teoría, porque hace unas semanas parecía que no íbamos a ir, pero nuestra idea es estar tres temporadas más en el Dakar.