Cáritas atendió a 35.000 personas desde el inicio del covid

SPC
-

Valladolid y Burgos son las capitales de la Comunidad en las que más ha aumentado la demanda de acogida

Cáritas atendió a 35.000 personas desde el inicio del covid - Foto: Ical

Cáritas ha atendido en Castilla y León a unas 35.000 personas desde que se decretó el estado de alarma por la pandemia de coronavirus, según las primeras estimaciones recabadas en las once diócesis de la región. “En todas aumenta la pobreza de forma espectacular y afecta más a las zonas urbanas, donde los tejidos sociales e industriales son más débiles”, según señaló el presidente autonómico de la organización católica, Antonio Jesús Martín, quien precisó que los datos son aproximados, ya que la preocupación se centra “más en atender a las personas que en las cifras”.

Las ciudades de Valladolid y Burgos han registrado en ese período un considerable aumento de la demanda de acogidas, al igual que ocurrió en capitales como Zamora y Soria, “donde los tejidos sociales e industriales son más débiles”, como recoge Ical.

Cáritas Diocesana de Zamora tiene un “peso importante” entre las Cáritas de toda España, con un gasto que se acercó en 2019 a 10,4 millones de euros, un total de 329 personas contratadas en centros y programas de la Diócesis y más de 700 voluntarios y colaboradores.

“Está entre las primeras Cáritas nacionales en presupuesto y gasto por su trayectoria histórica. En su momento, hizo una apuesta importante por residencias en el mundo rural y las comunidades terapéuticas y eso incrementa el personal y los gastos”, explicó Martín de Lera. “Un 30 por ciento del presupuesto autonómico corresponde a Zamora y, en el ámbito estatal, se sitúa por detrás de las grandes ciudades, como Madrid, Barcelona, Bilbao y Valencia”, anotó.

Más del 73,4 por ciento de los fondos invertidos procedieron directamente de donantes,  colectas, herencias y aportaciones de usuarios de residencias, mientras que el resto procedió de la Junta de Castilla y León, la Diputación de Zamora, varios ayuntamientos, el Fondo Social Europeo, entidades privadas, empresas y asociaciones, la Conferencia Episcopal Española, suscritores y aportaciones de Cáritas Española.

Memoria de 2019

En 2019, Cáritas de Zamora atendió a 6.120 personas en el capítulo de animación comunitaria y acogida, con una leve reducción respecto a 2018, con 6.188. “Yo solía decir y, ahora, mucho más, que en Zamora vivimos en una crisis permanente por falta de empleo, de dinamización social y esperanza hace que sea muy difícil salir de situaciones de exclusión y pobreza”, recalcó Martín de Lera. “Estos datos se van a quedar muy cortos de cara al año que viene”, advirtió.

Cáritas Diocesana de Zamora mantuvo durante el pasado ejercicio su “apuesta por la acogida y la animación comunitaria” a través de las parroquias y la interparroquiales en el mundo rural; los mayores, en las residencias de Vilarrín, Alcañices, Carbajales de Alba, Fermoselle, Toro y Zamora; la infancia, con los dos centros de Zamora y el de Fermoselle; jóvenes, con la escuela de tiempo libre, los campamentos de verano, la casa de acogida para personas sin hogar Madre Bonifacio, la intervención en la cárcel de Topas (Salamanca) y con exreclusos y atención a inmigrantes.

Asimismo, la organización católica mantuvo los programas Fénix e Ícaro, destinados a la prevención para adolescentes y jóvenes, el Centro de Atención al Drogodependiente, Proyecto Hombre, la Comunidad Regional de Alcohol; empleo y economía y social, con el programa de empleo, Camino de Inserción, El Armario de la Reina, la tienda de Comercio Justo, que “funciona aunque no ha sido inaugurada”, y cooperación internacional y voluntariado, entre otros apartados de actuación.