El 38% de los infectados por covid ha acabado en el hospital

A. G. Mozo
-

Valladolid estrena la fase 1 con más de 4.200 positivos por coronavirus, de los que 1.700 han estado ingresados. La curva se aplana en Clínico y Río Hortega, en cifras de hace dos meses, mientras el Comarcal da el alta al último paciente covid

Personal de Sacyl acompaña a una paciente en la zona de ‘pretriaje’ del Hospital Río Hortega. - Foto: Ical

Doce mil enfermos bajo estricto seguimiento médico, más de cuatro mil personas contagiadas, cerca de dos mil pacientes que han tenido que pasar por un hospital, más de quinientos fallecidos en poco más de dos meses, hospitales que hasta septuplicaban sus puestos UCI... Este podría ser el resumen, en media docena de brochazos, de la decoración que deja la pandemia del coronavirus en Valladolid, un día después del ingreso en la ansiada fase 1 de la ‘desescalada’, de esa cuenta atrás hacia lo que el Gobierno ha dado en llamar la ‘nueva normalidad’; la de las mascarillas y los dos metros, la que deja tras de sí estos casi tres meses con el sello covid-19.
Un proceso al que el grueso de la provincia se suma dos semanas después que muchos territorios, asidos a la bandera de la prudencia enarbolada con tenacidad desde la Junta de Castilla y León. Valladolid, a excepción de seis comarcas (con 77 pueblos y unos 13.000 vecinos), ha necesitado ese tiempo extra para alcanzar esta nueva fase con la solvencia que aconsejaban los miembros del comité de expertos de la Consejería de Sanidad.
En los días previos al 11 de mayo, cuando la mitad del país estrenó la fase 1 (y las comarcas de Alaejos, Esguevillas y Mayorga), Valladolid aún acumulaba medio centenar positivos por PCR diarios, en los hospitales las cifras de ingresados en planta todavía se movían por encima de los 130 y las UCI seguían soportando un nivel de presión por encima de su capacidad funcional, con 36 críticos con coronavirus y otra veintena de ‘no covid’.
Desde entonces la mejora ha sido constante y aunque la mayoría de la provincia tampoco llegó a tiempo para la segunda ‘ventana’ del 18 de mayo (cuando pasaron las zonas de Villafrechós, Villalón y Mota), ese mismo día se envió al Ministerio la propuesta de avance del resto de Castilla y León para este lunes 25. «En un principio, nos marcamos unos criterios muy muy restrictivos por prudencia», explicaba la consejera de Sanidad, que admitía que la evolución ya era «positiva», si bien Verónica Casado recordaba que se intervendría en la ‘desescalada’ «si se detecta alguna zona en que haya un problema de transmisión comunitaria, no un caso puntual y controlable». 
El análisis de los datos recogidos durante la última semana en fase 0 no hizo otra cosa que confirmar lo que apuntaba la consejera. Así, los positivos por PCR descendieron a más de la mitad en las últimas dos semanas, de los 213 anotados entre el 4 y el 10 de mayo, a los 89 de la siguiente semana y a los 93 contabilizados en la última; la undécima semana del estado de alarma arrancó, además, sin positivos ni fallecidos, aunque con la sombra del temido efecto 'fin de semana' que se viene dando en las estadísticas de mayo.

ATENCIÓN PRIMARIA

En igual sentido, tanto los pacientes covid hospitalizados como los que están bajo seguimiento médico en los centros de salud también han bajado en más de un 15%.. Pese a ello, aún hay cerca de cinco mil pacientes bajo seguimiento de los médicos de Atención Primaria, aunque esta es una de las curvas que más rápido está doblegándose, ya que hace una semana eran mil más, por ejemplo; un dato al que habría que sumar otros siete mil que pasaron por la vigilancia de los centros de salud y que ya recibieron el alta.
En el caso de los hospitales, su curva también se aplana y están en su mejor situación desde hace dos meses, una evolución que da idea de la gravedad de este virus, ya que, todavía hoy aún hay un centenar de contagiados ingresados (70 en planta y 16 en UCI), si bien el Hospital Comarcal de Medina ya sabe lo que es quedarse sin pacientes covid en planta, después de que el domingo diese su última alta.
El análisis sanitario de estos casi tres meses desvela que cuatro de cada diez contagiados ha tenido que pasar por el hospital. Clínico, Río Hortega y Comarcal de Medina suman más de 1.600 altas en todo este tiempo y llegaron a tener, en lo peor de esta crisis sanitaria, 559 pacientes covid ingresados a la vez (456 en planta y 103 en UCI).
El único dato que aún no invita a un mayor grado de optimismo es el de decesos. En la última semana se han acumulado casi los mismos (21) que la anterior (23). En este tiempo, hay 553 fallecidos con covid confirmado.