La ausencia de galardonados desluce la clausura de Seminci

Ical
-

Solo tres cineastas recogieron sus trofeos sobre el escenario, en una ceremonia marcada por los errores

La ausencia de galardonados desluce la gala de clausura - Foto: Miriam Chacón (Ical)

GALERÍA

Gala de clausura de la 64 edición de Seminci

La ausencia de galardonados deslució en la noche de hoy la gala de clausura de la 64 edición de la Semana Internacional de Cine de Valladolid, una ceremonia monótona, con bastantes errores, falta de emociones y sin apenas ningún tipo de reivindicación. Conducida por la periodista Elena Sánchez, presentadora de ‘Días de cine’, y por la actriz Eva Marciel, con el constante acompañamiento musical del grupo de percusión Kubbo, que también amenizó la gala inaugural, solo tres cineastas premiados subieron al escenario a recibir su galardón: Carlota González-Adrio (vencedora en La Noche del Corto Español), Camila Kater (mejor cortometraje europeo) y Basil Da Cunha (mejor largometraje de Punto de Encuentro).

Precisamente este último protagonizó uno de los momentos de confusión que recorrieron la velada, ya que mientras las presentadoras hablaban de la mención especial del jurado de Punto de Encuentro a la película ‘A Son’, él apareció en el escenario para recibir el siguiente galardón sin que hubiera sido anunciado. “Nos dicen los miembros del jurado que no es el director”, dijo una de las presentadoras mientras el cineasta brasileño la corregía: “Sí soy director”.

Por el escenario sí desfilaron algunas caras conocidas para entregar premios, como las actrices Nerea Barros, Kira Miró o Ruth Gabriel, y el actor Óscar Jaenada. Otro de los momentos de confusión llegó cuando se anunció que el director de ‘Física de la tristeza’, el búlgaro Theodore Ushev, había enviado un vídeo de agradecimiento, y en su lugar apareció en la pantalla el ganador del premio al mejor director, el islandés Rúnar Rúnarsson, director de ‘Eco’, cuya grabación tuvo que repetirse más adelante.

Uno de los escasos momentos emotivos llegó con la proyección del vídeo de agradecimiento de Maxence Stamatiadis, premio al mejor cortometraje de la sección Tiempo de Historia por ‘Frisson d’amour’, que reconoció que se trata del primer premio que recibe en su carrera, a la vez que disculpó su ausencia por encontrarse a punto de ser papá, también por primera vez.

Por su parte, al recoger el premio al mejor cortometraje europeo de la Sección Oficial por ‘Carne’, la cineasta hispano brasileña Camila Kater agradeció el esfuerzo de las mujeres que han contado su historia y a las que el Gobierno brasileño “quiere callar”, a la vez que advirtió que seguirán haciendo el cine que quieren. Junto a ella compareció en el escenario la productora gallega Chelo Loureiro, quien aprovechó la entrega del galardón para homenajear a su “segunda madre”, la vallisoletana “Elisa Hernández” que la cuidó durante su infancia: “Además de convertirse en mi mejor madre, me enseñó la importancia de la solidaridad entre las mujeres, que hay muchos tipos de familias y que todas son válidas”, sentenció

Además, la montadora Teresa Font, encargada de entregar el premio José Salcedo al mejor montaje a ‘El joven Ahmed’, de los hermanos Dardenne, agradeció a la Seminci y a su director, Javier Angulo, la creación de un premio de nuevo cuño que reconoce una labor fundamental en cualquier película y de la que José Salcedo fue “un maestro”.

La Espiga de Oro al mejor largometraje recayó finalmente en ‘Öndög’, del director chino Wang Quan’an y que en España se estrenará bajo el nombre de ‘El huevo del dinosaurio’. El trofeo fue recogido puño en alto por el presidente de la distribuidora Caramel Films, Enrique González Kuhn, quien destacó el orgullo que supone para su empresa sumar su tercera Espiga de Oro en solo seis años desde su creación, y dedicó el galardón a su padre, Enrique González Macho, exdirector de la Academia de Cine, que fue quien le “enseñó todo en esta profesión”.