scorecardresearch

Asvafer celebrará su exposición ferroviaria este puente

D.V.
-

La muestra coincidía siempre con las fiestas de Valladolid y muestra maquetas, material ferroviario y tiene un circuito de modelismo tripulado para niños

Asvafer celebrará su exposición ferroviaria este puente - Foto: ASVAFER

La Asociación Vallisoletana de Amigos del Ferrocarril (Asvafer) organiza este puente, del 9 al 12 de octubre, la XXIX Exposición Ferroviaria, una muestra que tradicionalmente se celebraba durante las fiestas patronales de la capital vallisoletana y que se ha retrasado a estas fechas una vez que se han levantado algunas de las restricciones derivadas de la pandemia.

La exposición, que se podrá ver de 11.30 a 14.00 horas en la Estación de la Esperanza (antigua estación de Ariza) de la ciudad, contará con todas las medidas necesarias para garantizar la seguridad sanitaria, han informado a Europa Press fuentes de la Asociación.

En esta nueva edición se podrán ver diferentes elementos como un simulador de conducción de una locomotora eléctrica en la que "los visitantes que lo deseen podrán ser maquinistas virtuales durante unos minutos", además de múltiples maquetas de diversas escalas, algunas de las cuales representan entornos ferroviarios de Valladolid, unos actuales y otros ya desaparecidos como las estaciones del recordado Tren Burra.

Para los más pequeños la exposición cuenta con un circuito de modelismo tripulado, en el que los niños podrán subirse y dar unas vueltas al recorrido.

La muestra también la compondrá una furgoneta del correo totalmente restaurada. El vehículo, con matrícula VA-839, se empleaba para comunicar la Estación de Ferrocarril de Medina del Campo con el centro urbano y el Balneario Palacio de Salinas, que está a unos 5 kilómetros de la población y también servía para transportar el correo. Se empleó para estos propósitos entre los años 20 y 50 del siglo XX.

Otro de los elementos que se podrán ver en la exposición es una carretilla eléctrica de paquetería Fenwick, que también está totalmente restaurada y servía para transportar paquetería y sacas de correos por los andenes de la Estación del Norte de Valladolid en los años 80.

Años después fue transferida a los talleres de Renfe y hace dos años cedida a Asvafer, que la restauró en una de sus últimas actuaciones antes de la pandemia.

La Asociación cuenta con un Museo ferroviario en el que se pueden contemplar diversos objetos históricos relacionados con el ferrocarril, además de múltiples fotografías de contenido ferroviario.

Fuentes de la Asociación han señalado que todos estos elementos hacen de la XXIX Exposición Ferroviaria "una interesante actividad para pasar una mañana en familia, ya que tiene atractivos para todas las edades, desde el abuelo hasta el niño más pequeño".

ESTACIÓN DE LA ESPERANZA

La sede de la exposición será la Estación de la Esperanza de Valladolid, la cual no presta servicio de viajeros desde hace más de 35 años, se encuentra al lado derecho del Paseo del Arco de Ladrillo (en sentido de salida) y el donativo de entrada será de 2,50 euros, cuya finalidad es el mantenimiento y mejora de la exposición. Para los niños la entrada incluirá un viaje en el tren del circuito de modelismo tripulado.

El contenido y la información de la exposición puede consultarse en la dirección web de la Asociación, en http://asvafer.es/?0=61.

Asvafer tiene más de 30 años, cuenta en la actualidad con unos 70 socios y tiene entre sus principales fines la de fomentar el ferrocarril en todos los sentidos. Además de acciones como la exposición, la Asociación trabaja también para recuperar y conservar material ferroviario, no sólo vehículos, sino también infraestructuras.

En este sentido, la Asociación trabaja para lograr la conservación de algunos elementos singulares de la infraestructura ferroviaria de Valladolid como el depósito de locomotoras situado en las cercanías de la Estación Campo Grande, que cuenta entre sus particularidades con una rotonda móvil muy peculiar.

El depósito fue diseñado en el siglo XIX por el ingeniero francés Théophile Luc Ricour, el primero con forma de herradura del mundo y probablemente es el único de estas características que se conserve en Europa.