scorecardresearch

El aforo en Zorrilla se mantiene en el 60% una jornada más

M.B
-

El Pucela vuelve a ofertar 15.300 localidades. El fútbol provincial arranca con mascarilla y confía en quitarla en la segunda jornada

Pepe Zorrillo, en el estadio con aficionados. - Foto: realvalladolid.es

El aforo en el José Zorrilla, al menos para la siguiente jornada, se mantendrá limitado a un máximo del 60 por ciento. A pesar de las modificaciones y eliminaciones en algunas de las restricciones por la pandemia de la covid, la del aforo en eventos deportivos de Laliga o la ACB, que dependen del Consejo Superior de Deportes, seguirá igual. Es decir en el caso del coliseo blanquivioleta, un 60%, 15.972 asientos, de los cuales 15.300 van a estar disponibles para abonados (se podrán inscribir entre el lunes y el miércoles) y 672 para compromisos comerciales del club. El propio Real Valladolid recuerda que el aforo total del Estadio es de 27.618 espectadores y el aforo regular (sin zonas VIP), de 26.620. Como dato curioso, Zorrilla registró, en la última jornada, la mejor afluencia de aficionados en un estadio de Segunda, con 13.699 espectadores, siendo el quinto entre 1ª y 2ª, por detrás del Bernabéu (19.874), Cornellá (15.321), San Mamés (14.566) y ElSadar (14.000).

Estas restricciones de aforo no se aplicarán, a partir del próximo martes, en el resto de polideportivos, pabellones y campos de la ciudad. Es decir, dejarán de darse en Huerta del Rey, con el Atlético Valladolid y el Aula; en Pisuerga, con el Real Valladolid; en Pepe Rojo, con el VRAC y El Salvador; en Canterac, con el CPLV; o en el Pilar Fernández Valderrama, con el BSR, que podrán contar con el cien por cien del aforo.

Mascarillas sí, pero no. Por otro lado está el tema de las mascarillas en las competiciones regionales y provinciales, que no desembocan en posibles ascensos a nacionales. Este fin de semana arrancan varias Ligas de fútbol, entre ellas Segunda Provincial, Regional cadete o Regional juvenil. En las dos primeras será obligatorio el uso de la mascarilla por jugadores y colegiados; en la tercera no, al tener como consecuencia final el ascenso a una Liga Nacional. La medida, polémica y controvertida, tiene visos de levantarse para la segunda jornada, con la eliminación de las restricciones regionales.