El coronavirus recorta la recaudación del Estado un 59%

D.V.
-

La parálisis económica y el aplazamiento de impuestos en Valladolid reduce el IVA un 133%, el IRPF, un 41%, y el Impuesto de Sociedades, un 27% durante el mes de abril

Dos personas hacen la compra durante el estado de alarma. - Foto: Leticia Pérez / ICAL

La parálisis económica junto a las medidas adoptadas por el Estado para el aplazamiento del pago de impuestos han desplomado los ingresos tributarios cuando más fondos se necesitan para hacer frente a la crisis derivada del coronavirus. En el caso de Valladolid, el desplome es generalizado y especialmente acusado en el caso del IVA (133%), mientras que la recaudación por IRPF bajó un 41% y por el impuesto de Sociedades, un 27%, hasta un global superior a los 52,4 millones de euros en abril, lo que supone más de un 59% menos que en el mismo mes de 2019.
Las cifras que maneja la Agencia Tributaria revelan que durante abril, la recaudación en Castilla y León se situó en los 239,4 millones de euros, lo que supone un descenso del 58,3 por ciento respecto al mismo mes del año anterior, es decir, 334,66 millones menos. Sobre mojado llueve, ya que la recaudación en la Comunidad, ya entró en negativo el pasado mes de marzo, cuando se recaudaron en Castilla y León, 99,75 millones de euros, lo que supone un descenso del 2,7 por ciento, respecto al mismo periodo de 2019. 
Los datos recabados por Ical, indican que el impacto de apenas un mes y medio de COVID-19 puso ya en negativo la recaudación acumulada del año. Así, en los cuatro primeros meses del año, pese a la variación positiva en dos dígitos de enero y febrero (11,5 por ciento, con 1.034,3 millones), se saldaron con un retroceso recaudatorio del 14,4 por ciento, hasta los 1.373,5 millones.
El coronavirus recorta la recaudación del Estado un 59%El coronavirus recorta la recaudación del Estado un 59% - Foto: IcalEl desplome en todos los impuestos estatales fue en abril generalizado con una especial incidencia en el IVA por la merma del consumo interno; y en el IRPF, que grava los rendimientos del trabajo, por el fuerte impacto de la pandemia en el mercado laboral, aunque también sufrió una impoerante merma el de Sociedades, ante la afectación de la actividad empresarial, según informa Ical.
En concreto, el IRPF, con una recaudación de 88,31 millones de euros, registró un retroceso del 58,6 por ciento; mientras que el gravamen indirecto al consumo se vio afectado más profundamente, con una mengua del 68,2 por ciento, con 72,61 millones abonados por los castellanos y leoneses. El Impuesto de Sociedades, por su parte, permitió a la Agencia Tributaria recaudar un montante de 73,63 millones, que suponen una reducción en comparación a abril del 2019, del 39,5 por ciento.
El informe que publica la Agencia Tributaria también evidencia los Impuestos Especiales que graven, entre otros, el consumo de combustibles, alcohol y tabaco, sufrió una merma del 33,8 por ciento, y logró recaudar en la Comunidad, 1,15 millones de euros.
Por lo que se refiere al Impuesto de la Renta de los No Residentes, sumó a las arcas estatales 878.000 euros, un 40,7 por ciento menos que en el ejercicio precedente. Asimismo, el tributo al Tráfico Exterior alcanzó solo 940.000 euros, con un desplome del 51,2 por ciento.
Por último, el Capítulo III (tasa radioeléctrica, recargo de apremio, intereses de demora y sanciones tributarias), permitió al Estado obtener recursos en Castilla y León, por valor de 1,01 millones de euros, que representan un retroceso del 63,9 por ciento, respecto a la cantidad lograda un año atrás, cuando la pandemia solo estaba en los libros.
Provincias
Un análisis provincial pone de manifiesto que ningún territorio se libra del fuerte impacto recaudatorio por la pandemia. Las provincias con un mayor desplome en abril fueron Ávila (poco más de cinco millones) y Zamora (6,6 millones), con caídas del 74,4 y 72,6 por ciento, respectivamente.
Asimismo, las cifras elaboradas por Ical, indican que la recaudación tributaria descendió en abril, en León (32,6 millones de euros), un 64,9 por ciento; y en Salamanca (27,1 millones), un 61,4 por ciento. Además, mermaron los ingresos tributarios del Estado, en Valladolid (52,4 millones), un 59,8 por ciento; en Soria (13,1), un 54 por ciento; y en Segovia (16,5), un 53,3 por ciento). Por último, en Burgos, la de menor descenso, se recaudaron 67,8 millones, la mayor cifra entre las provincias, con una reducción del 48,9 por ciento.
El estudio del acumulado de los cuatro meses, indica también que en todas las provincias se recaudó menos en el primer cuatrimestre del año. Burgos registró de nuevo el mejor comportamiento, con 285,29 millones recaudados de enero a abril, sólo un 4,2 por ciento menos que en 2019. En el resto las caídas fueron de dos dígitos, con especial incidencia en Palencia (97,9 millones) y León (181,4), donde mermó un 24,4 y un 21,2 por ciento, respectivamente.