El acusado admite que mató a 'Eli' tras una relación sexual

A.G.M.
-

La Fiscalía mantiene su petición de cinco años de internamiento terapéutico y uno más de libertad vigilada para el menor, de 15 años, quien reconoció en el juicio la autoría del crimen

La agresión se produjo en las escaleras traseras de Vallsur, en el Camino Viejo de Simancas. - Foto: Jonathan Tajes

Confesión plena. Hubo relaciones sexuales consentidas y un ataque sorpresivo que acabó siendo mortal y que ni él mismo puede explicar. El menor de edad acusado de la muerte de ‘Eli’ admitió el crimen en el juicio celebrado este jueves en el Juzgado de Menores y en el que las partes mantuvieron sus peticiones iniciales de pena para el joven, que van desde los tres años de internamiento terapéutico, que solicita la defensa, a los cinco de esta misma medida que reclama la Fiscalía a los seis años de régimen cerrado exigidos por la acusación particular, ejercida por la familia de Javier U.P.
Durante el juicio, celebrado a puerta cerrada, el acusado admitió que la madrugada de los hechos, la del 12 de agosto de 2018, mantuvo relaciones sexuales consentidas con la víctima y que, de repente, se bloqueó, se volvió contra ‘Eli’ de forma sorpresiva y ejecutó lo que se conoce como la ‘llave del sueño’, que, según explicaron a la agencia Efe fuentes jurídicas, supone la asfixia para la víctima.
violencia. El acusado, que lleva recluido en el centro Zambrana desde entonces, reconocía así unos hechos que fueron captados casi en su totalidad por las cámaras de vigilancia del centro comercial Vallsur, en cuyas escaleras de la parte trasera (las que dan al Camino Viejo de Simancas) ocurrió todo, unas grabaciones en las que dicen que hay «mucha más violencia» que esa ‘llave del sueño’ admitida por el menor. «Se atisba pérdida de control y continuos golpes contra un cuerpo que parece totalmente inconsciente», detallaron fuentes cercanas al caso a este periódico. Tanto, que después de algo más de un mes en coma en el Hospital Río Hortega, Javier U.P., de 59 años y muy conocido en la ciudad por el apodo de ‘Eli’, fallecía.
Las partes se han mantenido en sus tesis tras el interrogatorio del menor y la declaración de diversos testigos y peritos. Así, la petición más severa es la que sostiene el abogado de la familia de ‘Eli’, quien entiende que se debe ir al máximo que permite la Ley del Menor en un proceso con un acusado de 15 años (en el momento de los hechos). Por ello, pide una pena de seis años de internamiento en régimen cerrado y tres más en situación de libertad vigilada, por los delitos de asesinato y robo. Además, se exige el pago de 240.000 euros en indemnizaciones para los cuatro hermanos de ‘Eli’.
internamiento terapéutico. La Fiscalía, por su parte, entiende que la pena debería ser de cinco años en régimen cerrado, pero en la modalidad  que recoge la ley del internamiento terapéutico. Luego habría uno de libertad vigilada. El internamiento terapéutico se prevé para aquellos casos en los que los menores padecen alguna adicción o con «disfunciones significativas en su psiquismo», a lo que se uniría una ausencia de condiciones de riesgo que exijan la aplicación de un en régimen cerrado.
Las defensas entienden que solo concurren los delitos de lesiones y robo, y piden para el joven tres años de internamiento terapéutico.