La Junta confía aún en alcanzar el millón de ocupados

Santiago González
-

De Santiago-Juárez espera que el empuje del empleo entre abril y junio, con el incentivo de la Semana Santa, permita alcanzar el ambicioso objetivo planteado por Herrera en julio de 2015

Dos personas trabajan en el sector de la construcción - Foto: Eugenio Gutiérrez

El ambicioso objetivo marcado por el presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, al inicio de la presente legislatura de alcanzar un millón de ocupados puede cumplirse in extremis durante el segundo trimestre de este año. La Encuesta de Población Activa (EPA), cuyos datos fueron conocidos ayer, cifra en 964.600 los ocupados entre enero y marzo en Castilla y León, el mejor dato en este periodo desde el año 2011. El portavoz de la Junta, José Antonio de Santiago-Juárez, certificó que «estamos rozando el objetivo» y que posiblemente cuando a finales de julio se conozcan los datos de empleo del segundo trimestre se pueda superar ese ansiado millón.
Castilla y León arrancó esta legislatura con 939.300 trabajadores ocupados, 25.300 menos de los que ha marcado la EPA en este primer trimestre, a pesar de que son los peores meses para el empleo, especialmente cuando la Semana Santa se retrasa a abril, como ha sucedido este año. A pesar de ello, la Junta confía en que el empuje de las contrataciones durante los meses de abril, mayo y junio sea suficiente para superar esa barrera, que ya el pasado año estuvo a punto de alcanzar. Los ocupados llegaron a 985.400 en el segundo trimestre del pasado ejercicio e incluso rozaron el objetivo en el tercer trimestre con 997.000 ocupados.
Precisamente hace un año, el consejero de Empleo, Carlos Fernández Carriedo, insistía en «mantener el reto» y aseguraba a este periódico que quedaba el «año más intenso» de la legislatura, pero la leve desaceleración marcada por los últimos datos de la Encuesta de Población Activa llena de incertidumbre la consecución del objetivo marcado por el presidente Herrera. 
Dudas del gobierno

El consejero de la Presidencia y portavoz del Gobierno autonómico aseguró que los datos de la EPA reflejan claramente una «leve desaceleración» de la economía. «No son buenos» para la Comunidad, afirmó De Santiago-Juárez, quien enmarca la caída como consecuencia de las «dudas generadas» por el Gobierno socialista en el sector de la automoción y en el cierre de la minería.
El portavoz de la Junta aprovechó su valoración tras el Consejo de Gobierno para criticar las declaraciones de la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, quien manifestó en Salamanca que España cuenta con «un buen contexto» para la creación de empleo.
De Santiago-Juárez reiteró que no se puede estar «orgulloso» de los datos sobre empleo relativos al primer trimestre, aunque éste históricamente «siempre es malo incluso cuando las cosas van bien», y recordó que los datos de ocupación en Castilla y León son los mejores para este periodo desde 2011.
«Cuando se generan dudas, pasan estas cosas», observó el consejero en relación a la caída de las exportaciones en el sector de la automoción, que enmarcó en los vaivenes del Gobierno socialista sobre el diésel, así como en el cierre de la minería a finales del pasado año, donde «sí había empleo, aunque decían que no».
En tal sentido, José Antonio de Santiago-Juárez valoró que el desempleo y la tasa de paro se encuentran en Castilla y León por debajo de la media autonómica, a la vez que es mayor la ocupación en la Comunidad. Por ello, insistió en que se está «muy cerca» del «ambicioso objetivo» marcado por el presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, de cerrar esta legislatura con un millón de ocupados.
«Se puede llegar o rozar», reiteró a preguntas de los periodistas. Fernández Carriedo ya aclaró que el reto termina cuando tome posesión el próximo Gobierno regional. La fecha clave será el 25 de julio, cuando se anuncien los datos dela EPA del segundo trimestre.